Revista / Biblioteca de Joyería

Libros de Joyeria / Biblioteca / Cursos / Joyería / Alquimia / Raul Ybarra / Contactanos

.

 

Joyería Precolombina de Fantasía - 1/5

por Raul Ybarra

... estas en: Raul Ybarra > Bitácora Ybarra

 

 

Joyería Precolombina de Fantasía

Joyería Precolombina de Fantasía

 

 

Joyería Precolombina de Fantasía

 

 

Que es una ilusión? ... es acaso una imagen que aparece de repente por acto de magia a través de un engaño de nuestros sentidos, pero no posee una realidad tangible?

Pues bien, el día de ayer fui objeto de una ilusión óptica que transportó mis sentidos a la casi exaltación, por haber pensado que había encontrado dos de los collares precolombinos elaborados en plata más exquisitos que jamás hubiera imaginado. Este evento me sucedió en un Museo Estatal que no conocía y que por motivos de privacidad, omitiré su nombre.

Llegué al medio día a este inmueble depositario de la historia de nuestro pueblo. El recinto se encontraba prácticamente vacío, los trabajadores y empleados del lugar estaban entregados a sus labores cotidianas y por ello no se molestaron con mi presencia.

Comencé a caminar por las salas, leyendo aquí y allá el texto informativo de los objetos. Deambulaba parsimoniosamente, disfrutando de la escenografía que me rodeaba. De esta manera llegué al fondo del salón, y en la vitrina que se encontraba a un lado de la ventana, observo un pequeño collar de cascabeles, finamente decorado con hilos de metal en su superficie, de color blanquecino aperlado, un tanto obscuro por el paso del tiempo.

En ese instante me doy cuenta que había encontrado el primer collar de cascabeles precolombinos elaborados en plata, pues la mayoría de este estilo, han sido manufacturados en cobre o en oro, ... bueno !!! eso es lo que generalmente se expone en los museos, ya que las joyas en metal blanco, como lo describe el Códice Florentino son muy escasas y raras.

A pesar de que me acercaba lo más posible a la vitrina y limpiaba mis gafas, no podía ver con detalle la decoración en la superficie de esas pequeñas piezas; menos aún, vislumbraba los aspectos técnicos con que fueron elaborados.

Es por ello que recurrí a la tecnología del siglo XXI para que me sacara de aquel apuro. Utilizando mi cámara digital Sony de 13 Mega Pixeles, comencé a tomar fotografías en todos los ángulos, para registrar así aquel hermoso collar y después estudiar con detenimiento en mi computadora cada una de las imágenes.

Posteriormente, continué por el museo, y me encontré con otra vitrina que albergaba un collar distinto, igualmente elaborado en plata, pero con diferentes motivos. Así pues, procedí a registrarlo en la memoria de mis ojos digitales.

Al final de mi visita por este Museo provincial, me sentí afortunado y contento por haber encontrado esos diseños tan raros y poco estudiados. 

Llegada la noche y después de haber saboreado un rico cereal, me fui a la habitación del hotel para ahora sí ver con detalle las imágenes que había capturado en el Museo esa mañana. Cada una de las fotografías medía aproximadamente 4.76 Megabytes y más de 4,000 pixeles de tamaño, esto es, realmente grande !!!

 

Con mi pequeña Laptop, abrí cada diseño al máximo posible, usando esta como un microscopio electrónico que me permitía adentrarme a cada rincón y con mis ojos habidos de descubrimiento fui recorriendo cada línea, textura, y contorno que poseían las piezas.

De repente, no podía creer lo que estaba mirando. Así pues, aumenté al máximo la amplificación digital de mi programa de edición de imágenes, y me doy cuenta que las piezas que yo pensaba eran una revelación en el arte precolombino, se transformaron de repente en una quimera, la desilusión total. Ya que estos objetos eran una falsificación burda de la orfebrería indígena, pues la tecnología con que habían sido elaboradas aquellos collares no se acercaba ni un ápice a la utilizada en la época prehispánica, y solo se había mimetizado de manera superflua el estilo indígena, pero de ninguna manera el proceso de su elaboración.

Entonces quién es el responsable de haber clasificado e incluido estas piezas junto con la colección original de arte precolombino en este museo? Hace cuantos años se encuentran en exposición estos diseños? Como llegaron hasta aquí? Cuantas comentarios y expresiones de alago han de haber externado los innumerables visitantes que han pasado frente a esta vitrina, sin que las piezas merezcan tal reconocimiento? .... estas y muchas otras preguntas se me vinieron a la mente. 

Después de un largo rato de meditación, me di cuenta que nadie es responsable de nada, ya que el conocimiento a detalle del proceso de fundición a la cera perdida que se llevó a cabo en la época precolombina, es un tema prácticamente desconocido para la mayoría de los historiadores, museógrafos, arqueólogos, y demás especialistas en las ciencias del pasado que laboran en museos.

Entonces que se puede hacer ? ... dar a conocer los detalles técnicos originales que permitan distinguir y diferenciar una joya auténtica de la reproducción, para así crear conciencia y proteger nuestra historia.

Así pues, en este artículo, voy a realizar un análisis de los dos collares mencionados anteriormente, como de otras joyas elaboradas en cobre encontradas en distinto museo, además de diseños individuales que se venden ocasionalmente en tianguis y mercados como "piezas antiguas" y que son simplemente objetos modernos con apariencia precolombina con acabado artificial.

 

 

 

 

atte.

 

Raul Ybarra

M.Sc. / Orfebre

Investigador en Arqueología Experimental

 

 

Siguiente >>>

 

 

IMPORTANTE: El contenido y fotografías de esta Bitácora están registradas y protegidos por los derechos de autor © Raúl Ybarra, por lo que no deben ser copiados o reproducidos sin autorización por escrito de Raúl Ybarra.
27oct10
 

Biblioteca de Joyeria