Revista / Biblioteca de Joyería

Libros de Joyeria / Biblioteca / Cursos / Joyería / Alquimia / Raul Ybarra / Contactanos

.

 

Putushio, Ecuador. Taller de Orfebrería Milenario - 1/4

por Raul Ybarra

... estas en: Raul Ybarra > Bitácora Ybarra

 

 

Putushio, Ecuador. Taller Orfebrería Milenario.

 

 

 

PUTUSHIO, ECUADOR. TALLER DE ORFEBRERÍA MILENARIO.

 

La gran importancia que tiene el Sitio Arqueológico de Putushío, en Ecuador, son la existencia documentada de hornos de fundición cuya antigüedad superior a los 3,500 años, lo convierten en estos momentos como el taller orfebre más antiguo de la época prehispánica. 

 

El objetivo del presente trabajo es documentar el estado actual de la meseta de Putushio, Ecuador.

 

 

Horno de fundición de metales, cuya antigüedad va del año 1770 a.C. al 435 a.C.(± 135).

(Rehren y Temme, 1994)

 

 

 

Para ir a Putushio desde Cuenca, se tiene que tomar un autobús en dirección a Loja y bajarse en Oña, que se encuentra aprox. a 2.5 hr. de distancia. De ahí, se contrata una camioneta que vaya por Tablón de Oña, para luego pasar por Tablón Antiguo y por último llegar a Putushio, que es el nombre de la montaña. Este trayecto es de aproximadamente 30 minutos. Estando ya en la base de la montaña, se tiene que caminar a su meseta, lo cual toma unos 30 a 45 minutos.

 

 

El poblado de Oña se encuentra a 2.5 hr. de Cuenca.

 

 

 

De Oña se contrata una camioneta que vaya por Tablón de Oña,

para luego pasar por Tablón Antiguo

 

 

 

Putushio, que es el nombre de la montaña y desde la base se tiene que caminar

a su meseta, lo cual toma unos 30 a 45 minutos.

 

 

 

Vista de Putushio.

 

 

 

Meseta de Putushio.

 

 

 

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN EN PUTUSHIO. (Rehren y Temme, 1994)

 

Los orígenes del asentamiento prehispánico de Putushio en la Provincia de Loja, Ecuador, poseen una antigüedad aprox. de 3,500 años (Período Formativo Tardío), y su desarrollo se dio por terminado posteriormente con la invasión Inca, probablemente a finales del siglo XV.

 

 

Putushio, tomado de: Rehren y Temme, 1994

 

 

 

A principios de los años 80´s, la Dra. Mathilde Temme realizó en esta zona una serie de excavaciones arqueológicas que dieron como resultado el descubrimiento de 25 estructuras en forma cuencos (bowl-shaped holes) que se habían utilizado como hornos de fundición de metales, cuya antigüedad iba del año 1770 a.C. al 435 a.C.(± 135). Los detalles de estas investigaciones fueron publicadas posteriormente en 1994.

 

El tamaño aprox. de estos hornos era de 30 cm de diámetro, por 15 cm de profundidad.

 

 

Horno de fundición de metales, cuya antigüedad va del año 1770 a.C. al 435 a.C.(± 135).

Su tamaño aprox. es de 30 cm de diámetro, por 15 cm de profundidad.

(Rehren y Temme, 1994)

 

 

 

Durante las excavaciones no se encontraron restos de escoria, ni diseños de joyería de oro. En el análisis microscópico de algunos fragmentos de piedra se observaron reminiscencias de oro, y en el del sedimento proveniente del interior y área adyacente a los hornos se recuperaron gránulos (de 0.02-0.2 mm) y pequeñas hojas del mismo metal. La composición de algunas de estas muestras fue: oro (40 al 85 %), cobre (5 al 55 %) y plata (9 al 11 %).

 

La Dra. Temme señala que en base al número de hornos existentes (25 en una área de 120 m2), es muy probable que el trabajo con el oro se haya llevado de una forma industrializada y que las características físico geográficas de la zona (altura, vientos fuertes y clima seco) hayan contribuido a dicha actividad.

 

Tal parece que Putushio se estableció desde sus inicios como un lugar para el trabajo orfebre. (Bruhns, 2003)

 

 

En la descripción morfológica que hace la Dra. Temme señala brevemente la posición

de una pared ("wall of bowl-shaped clay filment visible from one site").

(Rehren y Temme, 1994)

 

 

 

MÉTODO DE FUNDICIÓN DE LOS HORNOS DE PUTUSHIO.

 

Se piensa que el diseño de los hornos de Putushio fue elaborado para que usara el viento como mecanismo para incrementar la temperatura de los carbones y fundir de esta manera el metal.

 

En la descripción morfológica que hace la Dra. Temme de los hornos, además de señalar sus dimensiones (aprox. diámetro 30 cm y profundidad 15 cm), muestra una fotografía de una de las estructuras en donde se observa la existencia de una abertura en la parte superior, y en el esquema señala brevemente la posición de una pared ("wall of bowl-shaped clay filment visible from one site"). (Rehren y Temme, 1994)

 

 

La pared lateral es importante para que un horno pueda funcionar, puesto que captura

y conduce la corriente de aire (flechas verdes) hacia el interior de la abertura,

incrementando con ello la temperatura de los carbones y con ello se funde el metal.

Modificado de: Rehren y Temme, 1994.

 

 

 

Lamentablemente, en la publicación no se mencionan las características de esta pared (altura, grosor, longitud, composición), y tampoco si se observó la presencia de algún orificio en la base de los hornos. Una posible explicación a ello, sería que tal vez estas partes desaparecieron con el tiempo y por tanto no se pudieron observar en ninguna de las 25 piezas reportadas. 

 

Tanto la pared lateral como el orificio en la base, son importantes para que un horno de viento pueda funcionar, puesto que la primera (la pared) captura y conduce la corriente de aire hacia el interior de la abertura, incrementando con ello la temperatura de los carbones, y el orificio permite: agregar combustible; remover el exceso de ceniza; introducir, posicionar y extraer el crisol con el metal fundido, etc. (R. Ybarra)

 

En caso de que los hornos de Putushio hayan sido diseñados para no poseer la pared y abertura antes mencionadas, quedaría pues como única posibilidad para que pudieran trabajar, la ventilación de los carbones por medio de cañutos (tubos de carrizo o bambú por donde se sopla aire de los pulmones) que se introdujeran a través del orificio superior de la estructura. 

 

 

La pared lateral es importante para que un horno pueda funcionar, puesto que captura

y conduce la corriente de aire (flechas verdes) hacia el interior de la abertura,

incrementando con ello la temperatura de los carbones y con ello se funde el metal.

(... reconstrucción hipotética de la posición de la pared en el horno prehispánico)

Modificado de: Rehren y Temme, 1994

 

 

 

Al analizar la imagen que se encuentra en la publicación, se podría calcular el tamaño de la abertura superior del horno en aprox. de 8 a 10 cm de diámetro, lo cual es un espacio muy reducido para que puedan trabajar de manera simultánea varios cañutos, además de que la temperatura generada durante el proceso calentaría las toberas (puntas de barro adheridas al extremo de los cañutos), las cuales terminarían por quemar los cañutos, volviéndolos inutilizables de manera irremediable. Cabe señalar que no se han reportado la existencia de toberas en esa zona. (R. Ybarra)

 

Un horno que no posea abertura lateral no podrá utilizar el recurso natural más importante de Putushio, que es la afluencia constante de corrientes de aire. 

 

En base a las dimensiones tan pequeñas de los hornos (diámetro 30 cm y profundidad 15 cm), se podría pensar que estos fueron utilizados probablemente solo para fundir metal y no para la obtención de este a partir de los minerales. Lo anterior se ve apoyado por el hecho de que no se ha encontrado escoria en la zona, lo que implica además un menor consumo de recursos forestales. La Dra. Temme supone que el mineral debió ser procesado en otras regiones y llegar el metal a Putushio en forma de granalla o tejos.

 

Tomando en consideración lo anterior, la fundición del metal en el interior de los hornos seguramente se ha de haber llevado a cabo en recipientes de barro (crisoles) con el objeto de concentrarlo y obtener lingotes que después de martillados se transformaron en láminas que al ser recortadas y modeladas dieron lugar a diseños de joyería.

 

 

 

HORNOS DE FUNDICIÓN SICÁN. (Shimada et al., 2007)

 

Si los análisis realizados a las estructuras encontradas en Putushio determinaron que estos habían sido hornos para fundir metal, entonces quedaría pendiente conocer la forma en como funcionaron para dicho propósito. Para ello podríamos usar como modelo unos hornos de anatomía similar de la cultura Sicán en Perú, que fueron estudiados por el Dr. Shimada.

 

En el año 2007, el Dr. Izumi Shimada publicó sus estudios sobre hornos metalúrgicos de la cultura Sicán de la Región de Batán Grande, Perú, cuya antigüedad databan aprox. del año 1000 d.C.

 

 

Siguiente >>>

 

 

IMPORTANTE: El contenido y fotografías de esta Bitácora están registradas y protegidos por los derechos de autor © Raúl Ybarra, por lo que no deben ser copiados o reproducidos sin autorización por escrito de Raúl Ybarra.
18abr12
 

Biblioteca de Joyeria