Revista / Biblioteca de Joyería

Libros de Joyeria / Biblioteca / Cursos / Joyería / Alquimia / Raul Ybarra / Contactanos

.

 

Zona Arqueológica de Ingapirca, Ecuador - 1/4

por Raul Ybarra

... estas en: Raul Ybarra > Bitácora Ybarra

 

 

Zona Arqueológica de Ingapirca, Ecuador

Zona Arqueológica de Ingapirca, Ecuador

 

 

Zona Arqueológica de Ingapirca, Ecuador

 

 

En la Provincia de Cañar se halla en un altiplano conformado por los Nudos del Azuay, accidente geográfico y orográfico que marca una frontera o división entre dos regiones montañosas y volcánicas. La provincia está rodeada por los páramos de Curuquinga y Buerán al Este y Sur, y los declives de la Cordillera Occidental por el Oeste.

 

Esta riqueza geográfica hizo que en sus tierras se asentara el antiguo reino cañari con más de veinte y cinco tribus, cuyas capitales eran: al Norte, Hatum Cañar o Ingapirca, y al Sur, Tomebamba o la actual ciudad de Cuenca en Ecuador.

 

Todos los investigadores concuerdan en las intensas migraciones que se dieron entre estos últimos pueblos, especialmente por razones religiosas que les permitía llegar a los célebres santuarios de Pachacámac (Perú) y Culebrillas (Ecuador). 

 

Por la presencia de la cerámica se puede afirmar que durante el período de Desarrollo Regional (500 a.C. - 500 d.C.) las migraciones o intercambios étnicos continuaron, dejando en estos territorios huellas profundas de las culturas tiahuanacoides.

 

La nación cañarí tenía como característica común el hablar una lengua particular denominada cañarí, además poseían características culturales que los distinguían de otros pueblos y etnias. Poseían costumbres particulares y utilizaban un vestuario singular que los diferenciaba de los otros grupos. El cronista Cieza de León menciona al respecto que los cañaris llevaban el cabello muy largo, igual que las mujeres, como distintivo cultural, lo llevaban enredado en la cabeza y sobre ellos una corona que se colocaban alrededor en forma de aro delgadísimo. Su vestimenta, según menciona el cronista antes señalado era de ropa de lana y de algodón, y en los pies llevaban ojotas o albarcas.

 

En el último período de la prehistoria ecuatoriana, el de Integración (500 d.C. - 1534 d.C.) con sus dos fases conocidas como Cashaloma y Tacalshapa que se desarrollaron en esta región, se dieron los movimientos migratorios entre Norte y Sur antes mencionados que paulatinamente se van reduciendo. Los cañaris ingresan en una intensa actividad comercial especialmente con la Costa, aunque también sus diferentes pueblos se enfrascan en guerras por la búsqueda de un poder hegemónico.

 

Otra cultura vecina con la que se mantenían relaciones sociales y comerciales era la cultura milagro Quevedo, lo que se evidencia en su trabajo de metal con el mismo material y tradición, por no decir idéntica.

 

Precisamente en estas circunstancias surge Ingapirca como el gran centro religioso, político y administrativo. 

 

Con la llegada de los conquistadores Incas a finales del siglo XV la región cañarí cambia bruscamente. El territorio fue conquistado por los ejércitos del Inca Tupac Yupanqui. Para reforzar la conquista el Inca llevó una parte de la población cañarí al Cuzco y trajo consigo una parte de la población mitmucuna al valle del Cañar, conocida en esa época como Hatum Cañar. En este tiempo de conquista se construye Ingapirca.

 

Los cañaris constituyeron la mano de obra del imperio. También fueron usados como soldados durante las guerras de expansión del Inca Huayna Capac hacia los pueblos y confederaciones con las que anteriormente mantenían relaciones comerciales y sociales. Pelearon por ejemplo en la lucha de los incas contra los Caranquis. Posteriormente en la guerra civil del Tahuantinsuyo entre Huascar y Atahulpa. Después de la muerte de Huayna Capac, la sucesión al trono generó el conflicto bélico en el que los cañaris participaron activamente junto con las tropas de Huascar, tal vez por haber combatido con sus ejércitos en contra de las tropas del norte de esta nación.

 

Los incas impusieron en Ingapirca sus técnicas y sistemas constructivos similares desde el Cuzco. Arquitectos estatales con mano de obra local, garantizaban la dirección y ejecución, siempre teniendo en cuenta la política teocrática estatal y la funcionalidad jerárquica del lugar.

 

Ingapirca, como conjunto, adoptó una topografía espectacular que le permitió desarrollar 7 unidades en una planta que se acomodó a una topografía escogida: Pilaloma, los baños, la Gran Kancha y bodegas, los Palacios, la Plaza ceremonial, el Akllahuasi y el Templo de Ingapirca.

 

El templo elíptico de Ingapirca, por su alta jerarquía religiosa, era el Templo del Sol. En el mismo se evidencia el uso de sillares almohadillados al más puro estilo cuzqueño imperial. Las paredes de todos los palacios estaban adornados con hornacinas y puertas trapezoidales, testimonios que todavía quedan en uno de los recintos del Akllahuasi y del Templo de Ingapirca.

 

 

(Nota el presente texto se encuentra a disposición del público en la zona arqueológica)

 

 


 

 

Zona Arqueológica de Ingapirca, Ecuador

 

 

Zona Arqueológica de Ingapirca, Ecuador

 

 

Zona Arqueológica de Ingapirca, Ecuador

 

 

Zona Arqueológica de Ingapirca, Ecuador

 

 

Zona Arqueológica de Ingapirca, Ecuador

 

 

Zona Arqueológica de Ingapirca, Ecuador

 

Zona Arqueológica de Ingapirca, Ecuador

20abr12

 

 

Siguiente >>>

 

 

 

Biblioteca de Joyeria