Revista / Biblioteca de Joyería

Libros de Joyeria / Biblioteca / Cursos / Joyería / Alquimia / Raul Ybarra / Contactanos

.

 

Anatomía de un molde bivalvo de orfebrería - 1/5

por Raul Ybarra

... estas en: Raul Ybarra > Bitácora Ybarra

 

 

Perú. Anatomía de un Molde Bivalvo de Orfebrería.

 Fotografía 1: Molde prehispánico bivalvo.

Pieza del Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia del Perú.

©MNAAHP/©María Jhong.

 

 

Anatomía de un molde bivalvo de orfebrería

 

 

INTRODUCCION

 

Los moldes de barro que se usaron en la época prehispánica para fundir joyería son muy frágiles y difíciles de encontrar. Es por ello que son un tesoro invaluable pues contienen el conocimiento y la tecnología que nuestros antepasados utilizaron. Existen pocos trabajos relacionados con este tema de los cuales se pueden mencionar: Olsen 1972; Carcedo et al. 2002; Vetter 2011, e Ybarra 2011 / click aquí.

 

Un molde bivalvo es aquel que está compuesto de dos mitades confeccionados en barro, piedra o metal, cuya función es la de crear un espacio en su interior con la forma del diseño que se va a transformar en metal.

 

La técnica que utiliza el artesano para elaborar una pieza en orfebrería va a determinar las posibilidades estéticas del diseño, ya que hay una estrecha correlación entre el proceso y el resultado obtenido. Esto se observa al estudiar los moldes de fundición, pues la información contenida en ellos revela el grado de conocimiento de su creador y comunidad a la que pertenece. 

 

De esta manera, la tecnología detrás de una joya representa la intelectualidad expresada en la función de un trabajo adquirido a lo largo de años de experiencia, aunada a la herencia de generaciones pasadas. Es por ello que un molde nos devela parte de este conocimiento ancestral usado en la elaboración de los diseños.

 

La experimentación en las técnicas antiguas de orfebrería es una herramienta indispensable para interpretar y con ello apreciar la evolución que ha tenido este oficio a lo largo de su historia, pues las mismas disyuntivas que surgen hoy en día en el trabajo de los metales, se han repitiendo infinidad de veces y muchas de ellas ya fueron resueltas desde hace más de 3000 años.

 

Cuando una cultura ancestral usa de forma intensiva un proceso, surge la especialización y el dominio de este, resultado con ello la expresión artística más sublime que hoy en día es posible apreciar  en los Museos de Latinoamérica.

 

Con el comienzo del uso de los moldes de barro se dio el gran avance en la evolución de la orfebrería antigua, pues al descubrirse que con elementos tan sencillos como la arcilla y el carbón se podía modelar una materia tan dura y difícil como es el metal, se abrió el camino para la creación de piezas más complejas y estructuradas.

 

Son precisamente los molde bivalvos como el que se analiza en el presente trabajo, la pieza clave para comprender hoy en día la secuencia de conocimientos que tuvieron que surgir hasta llegar a la técnica de fundición a la cera perdida, la cual una vez establecida por nuestros ancestros sus principios han permanecido iguales a través de los siglos (Ver Tabla).

 

 

 

RESEÑAS HISTORICAS DE LOS MOLDES

 

Existen pocos relatos de la manera en cómo se trabajaban los moldes en la época prehispánica sobresaliendo las del Códice Florentino, Walter Raleigh y Agustín de Ceballos.

 

La descripción del Códice Florentino (1555) es la más completa y hace referencia al uso de los moldes en el proceso de fundición a la cera perdida. (leer más abajo)

 

En cuanto a la relación de Walter Raleigh (1596) se podría suponer que se refiere al uso de moldes bivalvos (de piedra o barro), aunque existe también la posibilidad de que sean para la cera perdida, pues "una imagen", implica que el diseño posea cierto grado de textura, forma y dimensión, lo cual se logra más eficientemente con este método. (leer más abajo)

 

El texto de Agustín de Ceballos (siglo XVII) es muy probable que este describiendo el trabajo de los moldes para la cera perdida, pues la elaboración de: águilas, reptiles, ranas, arañas y medallas, es más compleja en moldes bivalvos, además de que hace mención al grupo indígena de los Talamancan, que habitaban la zona caribeña de Costa Rica en donde se había desarrollado grandemente este método de fundición. (leer más abajo)

 

 

Codice Florentino

Fotografía 2: Fragmento del Códice Florentino.

Se observan tres moldes abiertos con su diseño de cera en el interior.

 

 

 

El Códice Florentino (1555) posee la descripción más detallada del proceso orfebre de la época Precolombina. El siguiente texto (fracción) es la traducción del Náhuatl al Español del Capítulo 16 "De la manera de labrar de los plateros", del Libro 9 "Los Mercaderes", de este Códice realizada por el Dr. Ángel María Garibay Quintana: (Sahagún 1981)

 

- Con esto daban principio a su arte. Primeramente el que presidia les repartía carbón. Primero lo muelen bien, lo hacen polvo, se lo reducen a menudo polvo.

 

- Y ya que lo han molido, luego lo juntan, lo mezclan con un poco de lodo de ollero, el que es pegajoso, con el que hacen ollas. Con esto desparece, desbasta, hace pegajoso al carbón, con esto se endurece, se adelgaza.

 

- Y cuando lo han acabado, de igual manera hacen laminillas, las tienden al sol, y otras laminillas hacen de semejante manera que ponen al sol.

 

- En dos días se secan, se resecan, se enjutan, se endurecen. Cuando se ha secado bien, cuando se ha endurecido, luego se graba, se moldea el carbón con una navajilla de metal.

 

- Si se comienza la figura de un ser vivo, de un animal, se graba, no más se sigue la semejanza, se imita lo vivo, para que en ello salga lo que se quiere hacer.

 

- Cuando se acaba de grabar el carbón, cuando se ha esculpido, luego se hierve la cera, mezclase con incienso blanco de la tierra (copal), con el cual se endurece bien. En seguida se purifica, se tamiza, para que con esto caiga su suciedad, su tierra, su lodo de la cera.

 

- Y cuando ya está lista la cera, luego en una laja se adelgaza, se hace lámina con un rodillo de madera. Esa piedra laja es muy lisa, sumamente lisa en la cual se adelgaza y lamina (la cera).

 

- Y cuando se ha adelgazado bien, como una telaraña, que ya no tiene grumos ni bolillas en parte alguna, luego se pone en el carbón, se extiende sobre la superficie; pero no se pone sin gran cuidado, sino con tiento poco a poquito se va cortando, se va despedazando, de modo que entre en los huecos, se pone en las estrías, en las cavidades y entradas, se embute donde se ha labrado el carbón; con un palito se va pegando.

 

- Y cuando se ha acabado de poner por todas partes la cera, luego se tiende polvo de carbón en agua sobre la superficie de la cera. Se muele bien, se pulveriza el carbón; un poco grueso se tiende en la superficie de la cera.

 

- Y una vez que se ha hecho esto, otra vez se le pone una capa con que se reviste por completo y se cubre enteramente, con lo cual ya es el momento de dejar la obra con que se ha de fundir el oro.

 

- Esta capa es puramente carbón, mezclada con barro pegajoso, no muy molido, sino basto.

 

- Cuando se ha cubierto y revestido lo que se moldea, por dos días aún se seca, y luego se le pone el tubo para el oro, también hecho de cera; ese es el tubo que se le hace al oro.

 

- Por allí ha de entrar cuando es derretido y otra vez con él se conecta. Se dispone el crisol, también es de carbón, de hechura ahuecada.

 

- Luego así se toma el carbón; allí es cuando se funde y liquida el oro, con lo cual luego entra el tubo de comunicación, con esto se entuba por allí y corre. Se pone en el suelo.

 

 

El inglés Walter Raleigh (1596) en su búsqueda de la ciudad dorada de Manoa, recopiló información importante sobre la forma de fundición en Colombia. "I asked (Topiawari) after the manner how the Epuremei wrought those plates of golde, and howe they coulde melte it out of the stone; he told me that most of the gold which they made into plates and images was not secured from the stone, but that on the lake of Manoa, and in a multitude of other rivers they gathered it in graines of perfect golde and in peeces as big as small stones, and that they put to it a part of copper, otherwise they could not worke it, and that they used a great earthern potte with holes round about it, and when they had mingled the gold and copper together, they fastened canes to the holes, and so with the berath of men they increased the fire till the mettell ran and then they cast it into moulds of clay and stones, and so make those plates and images." (Root 1949)

 

Dos sacerdotes franciscanos que trataban de convertir a los nativos al catolicismo en las primeras dos décadas del siglo XVII describen la manufactura de objetos fundidos y martillados. Agustín de Ceballos, quien residía con la gente de Talamanca en la zona Caribeña de Costa Rica, menciona que: "los indígenas Hereabouts hacían ... figuras como águilas, reptiles, ranas, arañas, medallas y muchas otras cosas en oro, los cuales eran elaborados vertiendo oro en el interior de moldes, después de haber sido derretido en crisoles de barro....". (Cooke et al. 2003)

 

 

Siguiente >>>

 

 

IMPORTANTE: El contenido y fotografías de esta Bitácora están registradas y protegidos por los derechos de autor © Raúl Ybarra, por lo que no deben ser copiados o reproducidos sin autorización por escrito de Raúl Ybarra.
20jun12
 

Biblioteca de Joyeria