Biblioteca de Joyería / Ybarra

Libros de Joyeria / Biblioteca / Cursos / Joyería / Alquimia / Raul Ybarra / Contactanos

.

 

Propiedades y características del ámbar
... estas en: Biblioteca Índice > Gemas

 

 

Propiedades y características del ámbar

Propiedades y características del ámbar

 

 

Propiedades y características del ámbar

 

 

El ámbar (nombre que viene del árabe, que significa, lo que flota en el mar), es un material derivado de las resinas fósiles, producidas por la secreción de ciertas coníferas del pasado. Su nombre se generó por que éste flota en el agua salada, siendo arrastrado hacia la playa, en las zonas del Mar Báltico. 

 

Es también conocido como, electrón debido a las propiedades eléctricas producidas por el roce, en tanto que en los diccionarios aparece con el nombre de succino (del latín succus: Jugo de árboles), este material tubo por primera vez su reconocimiento como una sustancia derivado de los árboles, con el naturalista griego Caius Plinius (23-79-D.C), quien acertadamente afirmó que el ámbar proviene de una piña. El ámbar es una "piedra" muy apreciada desde la prehistoria ya que se le atribuían propiedades curativas siendo también usado como talismán, en este contexto por ejemplo en Dinamarca se encontró una pequeña pieza de ámbar en forma de cuña, el lugar del enterramiento fue fechado en 10.000 años. 

 

Durante largo tiempo se le ha dado diversos usos en medicina popular. Actualmente esta restringido su uso a joyas y en la industria de la perfumería como preservante. 

El mayor uso que se le da al ámbar en la Joyería, donde se hacen colgantes y aros.

 

Posteriormente en el siglo XVII, el ámbar fue reconocido como una resina vegetal fósil, que secretaban ciertos árboles en el pasado. 

El árbol exuda resina y los insectos son atraídos por su olor quedando adheridos a él (J. Aragón) 

Los insectos se conservan en muy buen estado al interior del ámbar. 

En su caída la resina envuelve al insecto y lo deja aprisionado, luego el material se entierra y endurece, transformándose en el mineral conocido como ámbar, que luego de pulido deja al descubierto a su víctima.

En épocas pasadas ( jurásico - Cretácico - Terciario). Existieron grandes bosques con árboles que secretaban una sustancia resinosa que caía en forma de gotas y que se acumulaban en ramas, corteza, o a los pies de los troncos, atrapando en su caída toda clase de vegetales e insectos que se adherían a esta aromática sustancia natural. Luego comenzaba un proceso natural de enterramiento, poco a poco la resina se endurecía transformándose en el mineral que hoy conocemos como ámbar. 

El ámbar en su forma natural es irregular, luego estas piezas se pulen para poder apreciar los materiales contenidos en su interior. 


Propiedades y Características del ámbar 

El ámbar es un material generalmente amarillo. Sin embargo existen diversas tonalidades que van de los amarillos, anaranjados, rojos, marrones, azules, verdes hasta aquellos que no tiene color y por lo tanto son transparentes, y por ende los más valiosos. El ámbar es inodoro, muy liviano pero quebradizo, cálido al tacto y no se disuelve con el agua, se derrite sólo con el calor aproximadamente a los 300° Celsius. Es muy blando siendo de 2 a 3 su dureza dentro de la escala de Mohs. 

El ámbar se da en diferentes tonalidades que van desde el transparente al rojizo pasando por los azulados, verdosos, amarillos y anaranjados, siendo los primeros los más valiosos.

La resina fósil que lo forma procede de coníferas, muchas de ellas ya extinguidas, y debido a la gran cantidad de sustancias orgánicas que quedaron atrapadas antes de fosilizar, tanto vegetales como animales, proporcionan muchos datos científicos para el estudio y el conocimiento de eras muy antiguas.

Los colores que aparecen dependen del tipo de árboles de los que procedan, de la antigüedad de su formación y del entorno en el que fosilizaron. Según estas condiciones se diferenciarán las distintas variedades, definidas por sus colores amarillos, rojizos, marrones, verdoso, blancuzcos, azulados, granates, negros y pardos. En cuanto a la clasificación se realizará dependiendo de su origen, que aparte del color, presentan otras características, pudiendo distinguir los siguientes yacimientos:


- Ámbar del Báltico: Puede ser amarillo, rojizo, pardo y blanquecino, turbio o transparente. Es el que presenta mayor proporción de ácido succínico. En su mayor parte se recogen en el mar, en el fondo o flotando, existiendo explotaciones mineras en los países ribereños: Dinamarca, Alemania, Suecia, Polonia etc. Procede de coníferas del eoceno, de 40 a 60 millones de años de antigüedad.


- Ámbar de Birmania: De colores fuertes, principalmente marrones oscuros muy fluorescente. Puede encontrarse calcita en sus fisuras, dando un aspecto moteado característico. Se originó a partir de burseráceas del eoceno.


- Ámbar Dominicano: De colores amarillo, marrón, raramente rojizo, siendo el más raro y apreciado el azulado. Son fluorescentes a la luz ultra violeta. Se originó a partir de leguminosas del mioceno de hace 10 a 25 millones de años.


- Ámbar de Sicilia: Rojo oscuro, azulado, verdoso y raramente amarillo. Es uno de los más apreciados y bellos. Se originó a partir de burseráceas del mioceno.


- Ámbar de Rumania: Con gran cantidad de sulfuros que le proporcionan los colores característicos pardos, granates, marrones y verdosos. Se formó a partir de leguminosas en el mioceno.

 

- Ámbar de Canadá: muy antiguo y de color marrón principalmente. Su procedencia es confusa, aunque se cree que se originó a partir de coníferas del cretáceo con una antigüedad de 60 a 130 millones de años


- Ámbar de México: Se presenta con coloraciones rojas amarillas y negras. Procede de leguminosas del mioceno. Sus propiedades Su dureza es muy baja, entre 2 y 2,5 en la escala de Mohs. Es una sustancia natural amorfa sin estructura cristalina por tratarse de una resina fósil. Es muy quebradizo presentando fractura concoidea sin exfoliación. Su densidad es inferior al agua salada, por lo que puede flotar en el mar, con un peso específico máximo de 1,1. la raya es de color blanco. Soluble en alcohol y disolventes orgánicos. Funde a partir de 250º C descomponiéndose con emisión de humos blancos y fuerte olor a resina. Es combustible a la llama y se carga de electricidad estática.

Tiene brillo resinoso, transparente, translúcido u opaco según las inclusiones que contenga y el color que presente. Por ser amorfo es isótropo con un índice de refracción muy constante y bajo. Presentan fluorescencia, según su origen como ya se ha mencionado.

 

 

INCLUSIONES

El ámbar generalmente carece de inclusiones minerales, salvo excepcionales ocasiones, como en el caso de los de Birmania con apatito. Las más características, curiosas e importantes inclusiones son las orgánicas, de origen tanto animal como vegetal, siendo frecuente encontrar plantas o restos de plantas, insectos, invertebrados e incluso algún vertebrado, perfectamente conservados, que proporcionan no solo datos curiosos sino que se han identificado así decenas de especies extintas. Los insectos aparecen de forma retorcida casi siempre completos. Suelen aparecer inclusiones bifásicas, formadas por gotas de lluvia atrapadas por la resina antes de la fosilización con alguna burbuja de aire. Las burbujas aisladas son muy frecuentes en todos los ejemplares, pudiendo ser muy numerosas y de diferentes tamaños.

 

 

DEPÓSITOS 


Importantes yacimientos se encuentran en los países que se ubican en el Mar Báltico, como Rumania, Rusia, Birmania, donde llegan flotando a cada momento grandes cantidades de ámbar que es arrastrado hacia la orilla, este ámbar viene a medio pulir ya que el arrastre y el roce van puliendo las piezas. Uno de las grandes depósitos se encuentran en la península de Samland en Rusia. La edad de este ámbar es terciaria y pertenece a un Abeto (Pieza Succinifera), otros depósitos con gran abundancia de ámbar son los de República Dominicana, en este país existen estratos profundos y por lo tanto se debe excavar mucho metros. Sin embargo en otras circunstancias aparece casi superficialmente, la abundancia de este material a puesto a República Dominicana, como uno de los mayores productores de ámbar en el mundo. El ámbar se sitúa no solamente en aquel lugar mencionado, si no también se encuentran en Lituania y Puerto Rico. 

El ámbar se caracteriza por una conservación extraordinaria de todo tipo fauna, como arañas, moscas, hormigas, grillos, termitas, escarabajos, inclusive reptiles, y flora como, flores, hojas, ramas, esporas, espículas de los pinos, entre otros. 

La conservación de los detalles de los animales atrapados en el ámbar, es la característica más atractiva de éste, en la fotografía podemos apreciar un insecto y al lado el detalle de la cabeza y los pelos microscópicos.

Esta conservación muestra todos los detalles anatómicos, incluso se puede extraer material genético de ciertos individuos, como por ejemplo, el material extraído a una abeja de 40 millones de años, proveniente de Santo Domingo, que se ha convertido en el argumento de la película Parque Jurásico. También se ha recuperado material hereditario de una termita de 25 millones de años. 

El ámbar también ha atrapado algunos vertebrados como el batracio sometido a rayos X, encontrado en un ámbar de República Dominicana y el reptil de la derecha.


OXIGENO FÓSIL 

La resina al envolver a los insectos u otros materiales, también deja atrapadas burbujas de aire, las que pueden ser rotas al interior de una cámara de vacío (con ausencia de oxigeno), para determinar el nivel de oxigeno en las atmósferas pasadas y los componentes de la misma. Este proceso nos ayuda a reconstruir los paleo ambientes pasados con una mayor certeza. 

El ámbar no sólo preserva flora y fauna, sino que también atrapa burbujas de aire que nos entrega información sobre la cantidad de oxígeno en la atmósfera del pasado.

Investigaciones en este campo lo realizan el químico Robert Barner de la Universidad de Yale, y Gary Landis del servicio Norteamericano de Geología, quienes en un trabajo, rompieron un trozo de ámbar de una edad de 90 millones de años, encontrados diferencias en los niveles de oxígeno en el pasado con respecto al presente. 

Además del oxigeno encerrado en el ámbar podemos encontrar algo que es mucho más raro y menos factible de conservar, estos son los líquidos fósiles, ya sea agua, sangre, u otros compuestos. En nuestra colección existe un ámbar de estas características y es el que te mostramos a continuación. 

Trozo de ámbar de 11 cm de largo y 5,5 cm de altura, que muestra huellas de la corteza en que quedo adherido y al lado en la zona demarcada se puede observar la sección que almacena un liquido desconocido aún. 

 

 

LOS TRATAMIENTOS Y LAS RECONSTITUCIONES

Son prácticas muy habituales los tratamientos térmicos, las impregnaciones y las tinciones. Incluso se utilizan técnicas láser para inducción de lentejuelas. Se utilizan tratamientos térmicos en condiciones oxidantes para oscurecer los colores haciéndolos parecer mas viejos. Se realizan impregnaciones con aceites calientes a presión, recubriendo las burbujas de ámbar nubloso haciéndolos parecer más transparentes. Las tinciones se realizan con colorantes desde muy antiguo, introduciéndolos con disolventes o calentamientos.


Existe un proceso llamado de reconstitución, que consiste en la fundición de restos de material en una autoclave a presión, con un enfriamiento controlado, consiguiendo ejemplares mayores, pudiendo incluir diversos insectos. Se detectan por el aspecto de las burbujas, o por los insectos que son actuales.

 

Propiedades y características del ámbar

 

Biblioteca de Joyeria