Biblioteca de Joyería / Ybarra

Libros de Joyeria / Biblioteca / Cursos / Joyería / Alquimia / Raul Ybarra / Contactanos

.

 

Joyería de fantasía, bisutería y alergias
... estas en: Biblioteca Índice > Seguridad

 

 

Joyería de fantasía, bisutería y alergias

Joyería de fantasía, bisutería y alergias

 

 

Joyería de fantasía, bisutería y alergias

 

 

Fuente: www.copeson.org.mx

 

 

DERMATITIS ATÓPICA. La Dermatitis Atópica (D.A.) es un padecimiento crónico y recurrente de la piel que se caracteriza por lesiones con enrojecimiento, prurito intenso, y frecuentemente resequedad en diferentes partes del cuerpo, y que se presenta en brotes agudos , por tiempos e intensidad variables, y con períodos "sanos" en la mayoría de los casos. Además se caracteriza por manifestar una reactividad muy alta de la piel a estímulos físicos e irritantes directos, y una mayor susceptibilidad a cierto tipo de infecciones cutáneas (como los hongos ó el estafilococo). 


Las personas con D.A. son, en resumen, "muy delicados" de la piel. Se ha podido demostrar una tendencia genética heredable en éste padecimiento, frecuentemente ligado a otras enfermedades, como el Asma Bronquial y la Rinitis Alérgica. 

 

Por ello, se ha podido demostrar la participación de reacciones alérgicas como causa de la gran mayoría de los casos con éste padecimiento, aunque tenemos que aclarar que existen muchos otros factores que pueden influir en la evolución y severidad de la D.A. 

 

Se conoce también a éste padecimiento como "Neurodermatitis", debido a que se demostró que éste tipo de piel tiene una reacción anormal en ciertos reflejos cutáneos, debido a alteraciones en las terminaciones nerviosas sensitivas de la piel, que normalmente controlan, por ejemplo, la sudoración, la dilatación de los capilares cutáneos ó la secreción de las glándulas sebáceas de la piel.

Desgraciadamente, esto ha dado como resultado que frecuentemente se malinterprete como un padecimiento de origen psicológico ó "nervioso", y que, aún hasta la fecha, muchos de éstos casos se manejen inadecuadamente con sedantes, psicoterapia, etc. 

 

Actualmente se sabe, que, aunque el estrés puede exacerbar ó producir un nuevo brote de dermatitis, esto no quiere decir que ésa sea la causa real del padecimiento en sí. Esto es, el estrés es otro más de los factores que influyen en éste padecimiento, así como también influyen: el exceso de sudor; de calor; de frío; el roce con ropas ásperas; el contacto directo con sustancias irritantes como los solventes, jabones, detergentes, combustibles, y ciertos metales.

En cuanto a factores alérgicos, los alimentos son, con mucho, los más frecuentemente relacionados con la sensibilización cutánea, ya sea ingeridos ó contactados directamente por la piel. 

También muy frecuentes son los sensibilizantes cutáneos directos de muy diversos tipos: cremas lubricantes; con antibióticos; algunos jabones y detergentes; materiales plásticos como el látex, nylon, la lycra ó el dacrón ; y algunos metales como el níquel y el zinc utilizados como aleación en los botones de la ropa, extensibles y joyería de fantasía (bisutería) ó fina.

La evolución, en la mayoría de los casos, es hacia la remisión total de las recaídas, pero el proceso normalmente lleva años, muchos ó pocos, según sea la severidad inicial del padecimiento. 

En los casos más severos, con lesiones en la mayor parte del cuerpo, y que responden difícilmente a los tratamientos convencionales, la mejoría con el paso del tiempo suele ser poca y muy pocas las probabilidades reales de que se cure totalmente con cualquier tipo de tratamiento. Estos casos suelen ser extremadamente sensibles a una gran variedad de alergenos (sustancias sensibilizantes) y suelen acompañarse de otras anormalidades en su sistema inmunológico ("sistema de defensa"), por lo que requieren de estudios especiales adicionales y generalmente tratamientos más agresivos. 

La mayoría de los casos se presentan por brotes agudos de irritación de algunas zonas de la piel, principalmente los pliegues de flexión en la cara ó en las partes expuestas de los brazos y de las piernas, lesiones acompañadas siempre de prurito ó comezón intensa. 

Algunas veces éstos episodios ceden solos si no son intensos, y no requieren de medicamentos, sin embargo, la mayoría sí los necesitan. Estas recaídas pueden durar unos pocos días ó mantenerse por tiempos prolongados, dependiendo de las causas en cada caso.

En todos los casos en que la dermatitis sea frecuente, ó las lesiones sean persistentes, o si es severa, es necesaria una evaluación alergológica de su problema (pruebas especiales en sangre ó la piel) realizadas por un especialista en Alergias, para definir las estrategias preventivas ó de tratamiento a largo plazo más convenientes para cada caso.

 

Joyería de fantasía, bisutería y alergias

 

Biblioteca de Joyeria