Biblioteca de Joyería / Ybarra

Libros de Joyeria / Biblioteca / Cursos / Joyería / Alquimia / Raul Ybarra / Contactanos

.

 

Bodypiercing y perforaciones de lengua - 1/2
... estas en: Biblioteca Índice > Seguridad

 

 

Bodypiercing y perforaciones de lengua

 

 

Bodypiercing y perforaciones de lengua

 

 

Fuente: www.funversion.universia.es

 

 

Los riesgos del piercing o perforaciones en la lengua. No es nada nuevo indicar que desde hace tiempo los pierecings están de moda. 


Prácticamente en cualquier parte de nuestro cuerpo podemos realizar una perforación. 


El exceso de esta moda puede traer problemas. No solamente los propios de adaptar un cuerpo extraño a nuestro cuerpo: rechazo, picor, dolor, hasta infección... sino que, por las escasas precauciones higiénicas que en ocasiones se tienen, podemos correr el peligro de la transmisión de hepatitis B o C por vía sanguínea e inclusive, en casos extremos, el contagio del virus del SIDA. 

De entre todas las partes del cuerpo susceptibles de un piercing, la lengua es la que corre mayor riesgo de infección. Habitualmente nuestra boca tiene numerosas bacterias y si el piercing no es perfectamente bien desinfectado, puede provocar algún tipo de infección. que pueden afectar desde las mandíbulas hasta toda la boca. Y si la persona que desea ponérselo posee problemas buco dentales, puede que no sea una buena elección, ya que cada vez que necesite tomarse una radiografía, deberá quitarse el piercing. 

En la lengua, puede provocar en cualquier momento dolor e hinchazón si no es totalmente tolerado, a esto se una un aumento de saliva y puede provocar hipersensibilidad o alergia al metal y entumecimiento en la punta. 

El piercing en la lengua podría ser causante de que tanto el habla como la manera de masticar se dificulten o modifiquen. Puede originar que aparezca un desagradable tejido cicatrizante que daña las terminaciones nerviosas de la lengua y por si fuera poco una posible obstrucción de las vías respiratorias debido a la hinchazón e inhalación del metal Son muchos los médicos que recomiendan no perforarse la lengua, pero si aún así, no puedes luchar en contra de tu capricho, ten en cuenta que la persona que te realiza el piercing sea realmente profesional y comprueba que el material que vas a ponerte sea el adecuado y esté perfectamente esterilizado.

 

Bodypiercing y perforaciones de lengua


 

 

 

Bodypiercing y perforaciones de lengua

 

Periodontitis Severa Localizada Asociada a Joyería

colocada mediante Perforación de la Lengua

 

 

Texto: Dra. Rossie Brender Bitterman, M.S.

Fuente: www.clinicawest.com

Fuente: www.dentalesaccocr.com 



RESUMEN
El uso de joyería intraoral colocada mediante perforación de la lengua o del labio es una práctica cada vez mas común. Esta moda es relativamente reciente y por lo tanto solo con el paso del tiempo saldrán a relucir las múltiples consecuencias que trae para la cavidad oral. A pesar de eso, ya están apareciendo reportes de casos clínicos en donde la colocación de joyería intraoral se relaciona con problemas de recesión gingival y de pérdida ósea. 

 

El presente caso reporta un paciente con periodontitis severa localizada asociada al uso de joyería intraoral. Este reporte coincide con los anteriores en presentar un paciente periodontalmente sano a excepción de la zona en contacto con el cuerpo extraño, razón por la cual se empieza a dilucidar una asociación causal entre el uso de joyería intraoral que requiere perforación y problemas periodontales localizados.

 

 

INTRODUCCIÓN
El uso de joyería intraoral colocada mediante perforación de la lengua o del labio es una práctica cada vez mas común, especialmente en la población adolescente y adulta joven. Esta moda es relativamente reciente y por lo tanto solo con el paso del tiempo saldrán a relucir las múltiples consecuencias que trae para los tejidos de la cavidad oral. Del mismo modo, no deja de ser preocupante el peligro al cual se expone el paciente durante la colocación de esta joyería intraoral, labor realizada por personas no preparadas ni conocedoras de las reglas básicas de control de infecciones. 

 

Ya están saliendo a la luz los primeros reportes de casos clínicos con las primeras consecuencias de la colocación de joyería intraoral mediante perforaciones. En este escrito se repasan algunos de los reportes que se han publicado hasta el momento y se reporta un caso clínico propio sobre este mismo tema.

 

ANTECEDENTES
Los casos de auto-injuria están siendo reportados con mayor frecuencia en la literatura odontológica de los últimos años. Dentro de los mismos se considera tanto los daños creados por el paciente a su propio cuerpo, como los causados por algún cuerpo extraño.

Sandhu, Sharma y Sidhu (1) reportan en 1997 un caso de auto-injuria repetitiva en un paciente psiquiátrico, quien admitió estar dañándose una zona especifica de la boca con un clip, lo que condujo a una rápida y localizada perdida de inserción y de hueso alveolar. 

Tatakis y Milledge (2) reportan en el 2000 un caso de auto-injuria en una paciente con retardo mental y trisomía 18, quien tenía el hábito de insertar sus dos dedos en la boca y ejercer con ellos presión continua contra los dientes, llegando al extremo de ulcerarse las encías. 

Ambos casos se unen a una serie de reportes que confirman la auto-injuria como una conducta patológica común en muchos de los desordenes psiquiátricos. 

La gama de reportes de auto-injuria en niños implica el uso abusivo de los dedos o las uñas, y en raros casos el uso de un objeto extraño. En el caso de los adultos o los jóvenes, la tendencia actual está imponiendo una moda cuyos efectos negativos apenas comienzan a conocerse.

La utilización de joyería en la cavidad oral y otras partes del cuerpo es una moda que va en aumento. En muchos casos existe un trasfondo cultural o religioso, pero el hecho es que es cada vez mas común en el campo odontológico el encontrar joyería colocada en la lengua o en el labio.

Varios reportes (3,4) específicos del uso de joyería en la cavidad oral mencionan los riesgos durante la colocación de los mismos así como las consecuencias que acarrean a mediano plazo. Algunos de los riesgos de la colocación son la hemorragia, el edema de lengua (el cual puede llegar a obstruir la vía aérea), dolor, trismus, angina de Ludwig, reacciones alérgicas al metal, formaciones de tejido cicatrizal tipo queloide, infecciones, contaminación con HIV y/o hepatitis, y trauma en mucosas y encías. 

 

Riesgos adicionales pueden presentarse si se traga la barra que perfora la lengua, primero por peligro de obstruir la vía aérea y segundo por riesgo de aspiración pulmonar o perforación intestinal, con consecuencias que pueden ser mortales. 

 

Una vez colocado el cuerpo metálico, existe riesgo de fracturas dentarias, interferencias en el habla, aumento permanente en la salivación, alteraciones en el sentido del gusto, recesión gingival con el consecuente aumento de susceptibilidad a caries radicular, trauma en mucosas y en encías. (3,4,5)

Er, Özkavaf, Berberoglu y Yamalik (6) reportan el caso de una joven que usaba joyería metálica en el labio, una barra con una terminación esférica, así como en la lengua, una barra con terminaciones esféricas a ambos lados. Esta joven presentaba una recesión gingival progresiva localizada en vestibular de un incisivo mandibular, la cual se extendía casi hasta llegar a la unión mucogingival. 

 

El resto de la cavidad oral se encontraba en perfecto estado periodontal, razón por la cual se estableció una relación causal entre el uso de los objetos metálicos y el problema gingival. Un gran esfuerzo fue realizado para informar y convencer a la paciente de la necesidad de eliminar el aparato metálico, consejo que no aceptó.

Tiempo después Kretchner y Moriarty (7) reportaron el caso de un joven con bolsas de 6 mm, recesión, pérdida ósea localizada horizontal e indentaciones en el tejido, las cuales correspondían a la forma de la esfera lingual que presentaba y que estaba en directo contacto con la superficie lingual de los incisivos inferiores. 

 

La esfera metálica estaba cubierta de placa y cálculo y tenía 2 años de haberse colocado en boca. El paciente se estabilizó mediante terapia quirúrgica y remoción de la joyería intraoral, aunque su pronóstico a largo plazo fue comprometido. 


Este reporte fue el primero en mostrar que tanto la encía como el hueso alveolar habían sido afectados como resultado de la inflamación por placa y traumatismo constante, es decir, fue el primer reporte de asociación entre perforaciones intraorales y periodontitis. Al igual que en el caso anterior, ninguna otra zona de la boca presentaba problemas periodontales. Además debe agregarse que este paciente era fumador.

A continuación se describe el caso de un paciente que había utilizado joyería intraoral en la lengua y se presentó a consulta con una queja asociada a la zona que estuvo durante mucho tiempo en contacto con el cuerpo extraño. 

Bodypiercing y perforaciones de lengua

 

 

Siguiente >>>

 

 


Biblioteca de Joyeria