Biblioteca de Joyería / Ybarra

Libros de Joyeria / Biblioteca / Cursos / Joyería / Alquimia / Raul Ybarra / Contactanos

.

 

Diamantes sintéticos
... estas en: Biblioteca Índice > Gemas

 

 

Diamantes sintéticos

 

Cada vez es más difícil distinguir entre diamantes auténticos y falsos. Desde los años cincuenta, los científicos hacen imitaciones depositando cuidadosamente átomos de carbono en diminutas semillas de diamante —naturales o sintéticas a presión y temperatura elevadas. 

Actualmente, el control del gradiente de temperatura en torno a las semillas permite eliminar las imperfecciones que los joyeros solían detectar fácilmente con una lente de aumento. 


En la producción de diamantes sintéticos se cuida que la semilla crezca lentamente para impedir la aparición de notorias imperfecciones. Para obtener una gema de un quilate se necesita una semana. En cambio, la velocidad de crecimiento de los diamantes utilizados en las herramientas industriales de corte puede ser mayor, dado que las imperfecciones no afectan la dureza. El recubrimiento de diamante policristalino de las herramientas se coloca mediante deposición química de vapor.

 

En la actualidad, dos de los fabricantes líderes de diamantes sintéticos industriales, General Electric y De Beers (ninguno de los cuales vende al por menor), siguen utilizando las primigenias prensas hidráulicas que comprimen las semillas de diamante con pistones. Los físicos rusos han perfeccionado una prensa esférica que supuestamente permite producir gemas de mayor transparencia con mayor rapidez gracias a un mejor control de la deposición. Gemesis, incipiente empresa de Sarasota, Florida, contrató recientemente a varios de estos alquimistas rusos para lograr producir miles de gemas sintéticas al año. 

La competencia ha llevado a los laboratorios de detección a inventar instrumentos más complejos para evitar los fraudes. El Laboratorio Gemológico Adamas, en Massachusetts, diseñó un espectrofotómetro que proyecta todo el espectro luminoso sobre las gemas y detecta longitudes de onda específicas que son absorbidas por cúmulos de átomos de nitrógeno, comunes en las gemas naturales, pero no en las sintéticas. 


A los distribuidores de diamantes les preocupa que la proliferación de gemas sintéticas, baratas y de buena calidad, hagan dudar de las auténticas. Pero si una gema sintética es idéntica a una natural, ¿no se le debería considerar como un diamante auténtico? Mark Fischetti 

CUBISMO GENUINO: Las primeras imitaciones de diamantes que se obtuvieron fueron las gemas de circonio cúbico. Sin embargo, no se les puede considerar como sintéticas porque no son de carbono. El óxido de circonio en polvo se funde a presión atmosférica y a una temperatura de 2,400 °C, con compuestos como el óxido de calcio o de magnesio. Estas imitaciones se pueden descubrir con detectores térmicos.

 

PRECIOS DEFORMADOS: Los diamantes no contienen únicamente carbono. En ocasiones, en ciertas partes de un cristal hay otro tipo de átomos, los cuales le confieren algún color: amarillo (nitrógeno) o azul (boro). Aunque sólo el uno por ciento no contiene nitrógeno, hay gemas que tienen un matiz castaño debido a deformaciones. Al prensar estas gemas a más de 60,000 atmósferas y 2,500°C se corrigen los planos cristalinos deformados y en unos minutos se tiene una gema de transparencia perfecta. Las gemas de color castaño valen unos cientos de dólares, pero después de clarificarlas cuestan 10,000 dólares. 

LA PRIMERA PRENSA: Se considera a Baltazar von Platen, del Laboratorio ASEA de Estocolmo, como el primero que fabricó un diamante sintético en 1953, si bien nunca publicó sus resultados. En 1955, un equipo de General Electric encabezado por H. Tracy Hall fue el primero que declaró públicamente haber producido un diamante a partir de carbono. Hall y su hijo, David R. Hall, actualmente dirigen Novatek, en Utah, donde se fabrican prensas para producir gemas sintéticas.

 

Formulas para Imitaciones de los diamantes. 


a) Minio 75 partes, arena blanca lavada 50 partes, potasa calcinada 18 partes, bórax calcinado 6 partes, bióxido de arsénico 1 parte. La arena debe lavarse con ácido clorhídrico y después con varias aguas. La densidad del cristal resultante es casi la misma que la del diamante.

b) Arena blanca lavada 1000 partes, minio 35 partes, potasa calcinada 25 partes, bórax calcinado 20 partes, nitrato, potásico (en cristales) 10 partes, peróxido de magnesio 5 partes. 

 


 

 

 

Diamantes sintéticos

 

 

Proceso de obtención de diamante sintético por alta presión y temperatura.

 

Aunque a lo largo del siglo XIX se hicieron varios intentos de fabricación de diamantes sintéticos, se atribuye a la General Electric Company, a finales de 1954, la primera fabricación con visos comerciales de esta gema. Tras un secreto de varios años, se empezaron a conocer las características del proceso a partir de 1961.

Se trata de una síntesis de altísima presión y temperatura, a partir de grafito disuelto en hierro o níquel, con la utilización de prensas estáticas de diseños especiales. La investigación ha continuado ininterrumpidamente desde entonces, pudiéndose conseguir en la actualidad diamantes gema o industriales de casi cualquier tamaño y calidad.

 

La diferencia con los naturales, a veces muy difícil de establecer, se basa en la presencia, en los sintéticos, de mayores contenidos del metal del recipiente de formación, sea intersticial en la red, sea como inclusiones apreciables. Así mismo, la presencia de defectos cristalinos característicos permite diferenciarlos por la técnica de catoluminiscencia. 

Otras técnicas que se han desarrollado en las últimas décadas para fabricar diamantes microscópicos policristalinos son las basadas en la utilización de la presión desarrollada en explosiones sucesivas o por sinterización a elevadas presiones y temperaturas de pequeñas partículas de diamante, así como las técnicas de deposición de vapor químico (DVC). 

 

Diamantes sintéticos

 

Biblioteca de Joyeria