Biblioteca de Joyería / Ybarra

Libros de Joyeria / Biblioteca / Cursos / Joyería / Alquimia / Raul Ybarra / Contactanos

.

 

Moneda de plata para México
... estas en: Biblioteca Índice > Economía

 

 

Monedas de plata para México - Onza Libertad - Onza Troy

Monedas de plata para México - Onza Libertad - Onza Troy

 

 

Moneda de Plata para México


Autor: Hugo Salinas Price

Fuente: www.orbita.starmedia.com/~alianza_liberal/plata.html

 

 

26 de Febrero, 1997

I. Introducción

Desde hace algunos años, he tenido la oportunidad de presentar mis ideas sobre la reforma monetaria y bancaria que requiere México, basada en la implantación de una nueva moneda de curso legal, la onza troy de plata, que circularía paralelamente al actual peso de papel.

He participado en diversos foros, organismos y asociaciones, y a lo largo de este tiempo, la respuesta de muchos mexicanos ha expresado apoyo en forma abrumadora. Este apoyo me ha conmovido, y ratifica mi creencia que la cimentación de nuestra economía nacional sobre la base de la plata, es la medida política más importante que pudiera emprenderse en la actualidad.

Durante las conferencias, así como en los diversos programas en que he participado, el público ha planteado un sinnúmero de preguntas, atestiguando una viva curiosidad respecto a una economía que usara la plata como moneda.

Antes que nada, debo aclarar que una economía nacional es cosa muy compleja, y que no es posible prever todo lo que ha de ocurrir, con una moneda de plata. Hay que partir de ciertos principios y de conocimiento histórico, para deducir los probables efectos de tal medida. Por eso he citado a Einstein, en mi libro "La Plata: El Camino para México": "La imaginación es más importante que los conocimientos." 

Invito a mis lectores a imaginarse un México basado en la plata. ¿Sería un México mejor, más sólido, más unido, más motivado, más orgulloso de sí mismo, más tranquilo, más dedicado al trabajo y al hogar, menos conflictivo, más seguro de su presente y futuro? O ¿Estaríamos peor, más débiles, más desunidos, menos motivados, menos orgullosos de nuestro país, más dedicados a la especulación y al vicio, más peleados entre nosotros, y menos seguros de nuestro presente y futuro? En mi imaginación, no cabe la segunda serie de respuestas.

La unión nacional significa unión para hacer algo. La plata como moneda es un altísimo proyecto, capaz de unificar al país.

Todas las grandes fundaciones nacionales del pasado, han venido acompañadas por reforma monetaria. Constantino el Grande, que convirtió al Imperio Romano en un imperio cristiano, simultáneamente reformó la moneda, el "solidus" o "bezant" (de Bizancio, su capital) y dicha moneda permaneció sin alteración por nueve siglos, durante los cuales la moneda de Constantinopla, el nuevo nombre de Bizancio, fue la moneda preferida de todos los reinos, tanto colindantes como remotos.

En tiempos más recientes, Napoleón I abandonó el uso de papel, producto de la Revolución Francesa, e impuso el "Napoleón" de oro, que hasta la fecha atesoran los franceses.

Bismarck, el fundador de la Alemania moderna, reformó la moneda alemana, casi como primer acto de su gobierno, en 1871.

Ludwig Erhardt, Ministro de Economía de Adenauer, canciller alemán, reformó la moneda alemana después de la Segunda Guerra, con medidas drásticas, y el efecto fue electrificante, sintiéndose el alivio en la economía nacional a las 24 horas, y su resultado fue el llamado "Milagro Alemán" de la posguerra.

El General Charles DeGaulle, patriota francés, igualmente, reformó el sistema monetario de Francia, en pos de la Gloria para Francia, cosa que logró.

Si reconozco que no puedo prever todas las consecuencias de introducir una moneda de plata - que correría en forma paralela o simultáneamente con el actual peso de papel - ¿Cómo es que me atrevo a proponer tal reforma?

Porque parto de principios y conocimientos que me dan confianza para hacerlo:

1. De hacer cosas buenas, vienen cosas buenas. 

En la remota antigüedad, las muestras de las monedas acuñadas, así como los patrones de medidas y pesos, eran guardadas en los templos como cosas sagradas, por considerarse su conservación inalterada de supremo valor para la sociedad. Por ningún concepto puede ser malo, dotar a los mexicanos de una medida de valor como la plata, que siempre valdrá por sí misma, sin importar crisis internacionales ni cambios políticos, y ni siquiera si nuestros vecinos quieren o no comerciar con nosotros. La moneda de plata es buena, es honrada, perdurable y vale en todo el mundo. Que los mexicanos la usemos como moneda, ¿puede ser origen de algún mal? No, porque de lo bueno no puede venir algo malo.

2. El oro y la plata, ya fueron nuestra moneda. 

El Palacio Nacional, se construyó siendo nuestra moneda, oro y plata.

La Catedral de la Ciudad de México, se construyó siendo nuestra moneda, oro y plata

Todas las ciudades de México se fundaron, siendo nuestra moneda de oro y plata.

La gran mayoría de las líneas ferroviarias, se instalaron siendo nuestra moneda de oro y plata.

Las obras portuarias de México se hicieron, siendo nuestra moneda de oro y plata.

Los primeros teléfonos se instalaron en México, siendo nuestra moneda de oro y plata.

El inicio de la electrificación en México, ocurrió siendo nuestra moneda de oro y plata.

La Fundidora de Fierro y Acero de Monterrey, pilar de la industrialización de esa ciudad, se fundó cuando nuestra moneda era oro y plata.

Los tranvías de la Ciudad de México, se instalaron siendo nuestra moneda de oro y plata.

Todo eso y más, se hizo siendo oro y plata nuestra moneda. Ahora se nos dice que "ya no se puede", lo cual es absolutamente falso.

3. La motivación es la clave del desarrollo. 

Se habla de lo que hace falta para alcanzar el desarrollo. Últimamente andamos tan mal, que ya nos conformaríamos conque no empeoraran más las cosas. Para el desarrollo, se nos dice, falta "capital", falta "ahorro", faltan "créditos del extranjero", faltan "inversiones del extranjero". Pero la verdad es que el desarrollo no es algo que nos dará o concederá alguien, ni mexicano ni extranjero. Desarrollo es ante todo, una actitud ante la vida.

En la actualidad, nuestra actitud ante la vida es de derrota, de sentirnos parias fracasados en el mundo, ineptos y corruptos. Esta no es la actitud ante la vida que produce desarrollo. Produce desidia, envidias, desunión, incentivo a atacar a la sociedad y a su gobierno, bueno o malo.

La plata sería una enorme motivación para la nación mexicana. Reafirma la soberanía, que no es sino el derecho a regirnos por aquello que nos conviene, sin perjudicar a nadie. Reafirma el sentido de nacionalidad. Plantea todo un nuevo escenario, lleno de promesa. Ofrece un horizonte de esperanza, y ofrece esta esperanza, con algo tangible, el tintineo de monedas de plata en manos de cada mexicano. Y esa esperanza, no será traicionada nuevamente, porque la plata vale por sí misma, y es virtualmente indevaluable. Una nación motivada por el orgullo y la seguridad que da una moneda de plata, es capaz de lograr hazañas insospechadas.

La adopción de la moneda de plata es como la impregnación de la Madre Patria. Una vez impregnada, cosa tan fácil y sencilla que en 72 horas se podría hacer, no necesitamos preocuparnos de todo cuanto ocurrirá. Lo que ocurrirá será bueno, será la plena fructificación de la Patria. 


II. Objetivos

En diversas oportunidades, he expuesto varios puntos que resumen las razones por las cuales sostengo que la plata representa el camino para México, tesis que sostengo en mi libro anterior, "La Plata: El Camino para México", Editorial Diana, 1996.

Es conveniente volver a enunciar estos puntos.

La plata es el camino para México porque:

1. Significa nada menos que salvar la nacionalidad misma. De no adoptar una moneda de plata propia, las alternativas son lúgubres. En el mejor de los casos, los Estados Unidos acabarían de engullirse a México y nuestra moneda no sería más que el dólar, o una moneda disfrazada de "pesos", pero en realidad dólares controlados desde el exterior. Seríamos nada más un gran Puerto Rico. La mexicanidad quedaría reducida al Ballet Folklórico y a los mariachis. Esto si nos va bien. Porque si nos va mal, México quedará totalmente fragmentado en zonas que habrán declarado su independencia, algunas quizá ocupadas por tropas "pacificadoras" de la O.N.U., como por ejemplo el Sudeste, rico en petróleo. O quizás una anarquía generalizada podría inducir un golpe de estado militar, suspensión de garantías, y nos despediríamos de la democracia. Todos estos peligros los evitamos con una moneda de plata.

2. Significa que bajan los intereses, al denominarse nuevos préstamos en cantidades de plata, con intereses pagaderos en plata a muy bajos intereses. Tales préstamos serían, en términos de intereses, los más bajos del mundo, porque la moneda de plata de México sería la mejor moneda del mundo. Renacería así, la actividad productiva con los costos más bajos del mundo.

3. Significa que comenzamos a levantar un edificio financiero y bancario sólido, en el cual quedará reglamentada la actividad bancaria de tal forma que no se puedan recibir depósitos a corto plazo, para financiar préstamos a largo plazo. Los banqueros a través de la historia, han mostrado una fatal propensión por pagar bajos intereses por depósitos a corto plazo, y con estos depósitos fondear préstamos a altos intereses a largo plazo. Esta actividad invariablemente lleva a la iliquidez y a la quiebra, y debe reglamentarse estrictamente. Esta es una de las principales causas del desastre bancario que padecemos. Por otra parte, se acaban las nefastas fugas de divisas, y las devaluaciones. Por ser la moneda plata, deja de haber motivo para huir del país, y la plata es virtualmente indevaluable.

4. Significa que se logra colocar las bases de una concordia nacional, con un proyecto que abarca a todas las clases sociales y que brinda renovada esperanza y estímulo a los mexicanos.

5. Significa que se levanta el orgullo nacional, al sabernos los mexicanos poseedores de una moneda estimada en el mundo entero. Este orgullo nacional es de tal importancia, que su trascendencia es totalmente imponderable, en cuanto a sus efectos sobre la motivación de la Nación, el incremento en el ahorro, el impulso a la producción, y la paz social.

Estas son las principales razones que esgrimo para proponer que la plata es el camino para México. 


III. La Propuesta

Brevemente, resumiré la tesis que sostengo:

1. Que las monedas de plata que ya tenemos, en denominaciones de 1 onza de plata pura, 1/2 onza, 1/4 de onza, 1/10 y 1/20 de onza de plata pura, circulen libremente en el país como moneda de curso legal.

2. Que la Casa de Moneda se comprometa a acuñar, por ley, toda la plata que se le presente, por parte de personas físicas o morales, descontando únicamente el costo de acuñación correspondiente.

3. Que dichas monedas sean depositables en los nuevos Bancos de Plata del país, que extenderán recibos por la cantidad de plata depositada, retornable a su dueño al plazo convenido, en plata. Que estos bancos puedan efectuar préstamos denominados en plata, con la plata depositada en sus arcas, a plazos equiparados a los plazos estipulados en los depósitos. Una nueva reglamentación bancaria facultará a las autoridades monetarias, a vigilar el cumplimiento de esta disposición clave, por los bancos.

4. Que se faculte a estos bancos para emitir billetes - pagarés en plata, a la vista, bajo su estricta responsabilidad individual.

5. Que dicha introducción de la plata a nuestra economía, sea en forma paralela a la existencia del actual peso de papel que utilizamos. Nada cambiaremos en cuanto al peso de papel y todos los compromisos internacionales que actualmente tenemos. Simplemente, se ofrece a los mexicanos la oportunidad de usar la plata para comerciar, para ahorrar, para contratar préstamos, como una alternativa a buscar refugio en monedas extranjeras.


IV. Objeciones Recurrentes

"Fluctuación del precio de la plata"

Actualmente, el precio de la plata es regido por un reducido número de consumidores industriales, que inducen el precio a la baja o acaparan el mercado de un día para otro, elevando el precio en el mercado internacional. 

Al monetizarse la plata mexicana, conforme aumente el número de productores, usuarios y ahorradores, será más difícil inducir un movimiento en su precio, y este tenderá a ser estable, debido a la gran cantidad de tenedores.

El riesgo macroeconómico queda descartado ya que, al proponerse como moneda alternativa, los inversionistas tendrán la opción de utilizar o no esta moneda, en función de las consideraciones anteriores.

"El valor intrínseco supera al valor nominal"

Esta preocupación es recurrente, y tiene una justificación histórica. En el pasado, la moneda de plata dejó de circular por lo siguiente: Un peso, por ejemplo, servía para comprar mercancías por valor de un peso, pero por su contenido en plata esa moneda valía, quizá, $1.50, y entonces era preferible venderla como tal.

La nueva moneda se propone con valor nominal expresado en onzas y fracciones de onza. De tal forma su valor intrínseco en plata nunca queda desfasado del valor nominal. Si el precio internacional de la onza - plata sube, esta moneda incrementa su precio y por ende su poder adquisitivo, en la misma proporción.

"No existe suficiente plata"

México es actualmente primer productor mundial de plata, y tiene importantes yacimientos comprobados. Adicionalmente, la platización se considera como viable, considerando lo siguiente:

La plata, una vez monetizada, es un recurso que no se desperdicia. La misma moneda que circule hoy, seguirá circulando dentro de 300 años.

Con la monetización de la plata mexicana y el previsible incremento de su precio, muy probablemente se incentivaría la producción, entrando en actividad adicional muchos yacimientos, actualmente inactivos.

En el futuro, es previsible un desarrollo tecnológico que permitirá contar con mejores y más eficaces técnicas de localización y extracción, resultando posible la explotación de aquellos yacimientos que hoy resultan incosteables.

Esta consideración no debe ser determinante al momento de evaluar esta propuesta. Primero, porque no se propone la plata sino como moneda alternativa, en paralelo con el peso actual, que seguiría circulando. Segundo, porque aún cuando la plata se agotara en el largo plazo, una vez que México se hubiera platizado por completo, nuestra generación podría sentirse satisfecha de haber brindado a México 70 o 100 años de estabilidad y crecimiento económico, independientemente de las medidas que se tomen a futuro.

"Es un sistema demasiado inflexible"

Esta objeción es improcedente en los términos de la propuesta, en virtud de que no se propone sustituir la totalidad del circulante, sino la introducción de la plata como moneda alternativa al peso fiduciario.

Durante un lapso indefinido, mientras la economía sé platiza por completo, México contará con dos tipos de moneda: una, de plata, en la cual contener el ahorro a largo plazo y obtener financiamiento a bajas tasas de interés. Y una segunda, fiduciaria, para sortear las condiciones transitorias de inestabilidad que puedan presentarse en tanto se perfecciona el sistema.

Aún cuando la platización sea completa, el sistema no es completamente inflexible, al permitirse la expansión moderada del crédito interno, mediante la emisión de billetes pagarés, en plata.

"Es una solución anticuada"

Esta afirmación es producto de un razonamiento muy simplista, que no siempre resulta válido: Las cosas de hoy, son mejores que las de antes. 

Por ejemplo: la Ciudad de México era mejor hace 50 años, que ahora. Evidentemente, era una ciudad con mejor calidad de vida, en beneficio de sus habitantes; se dejó crecer demasiado, hemos cometido excesos, nos hemos equivocado. 

Lo mismo puede decirse con respecto al sistema monetario. Era mejor antes que ahora, porque la moneda de plata y los billetes redimibles, brindaban a los agentes económicos una estabilidad económica que hoy no tienen. 

Es necesario rectificar este error histórico, y volver a tener un dinero con valor intrínseco y duradero, a fin de recobrar la certidumbre y la tranquilidad que hemos perdido en el ámbito social y económico. 


Beneficios

Económicos
Moneda nacional virtualmente indevaluable.
Instrumento efectivo de ahorro a largo plazo.
Reducción de la inflación, en términos de plata.
Estimula el ahorro, interno y externo
Se capitaliza a la banca a partir de un propio recurso.
Propicia el retorno de capitales expatriados.
Financiamiento a bajas tasas de interés, en plata.

Políticos
Otorga al Estado renovada autoridad moral frente a los ciudadanos.
Satisface ideológicamente al nacionalismo y al mercado.
Propicia la reconciliación política y crea sentimiento de unidad nacional.

Sociales
Otorga a la sociedad renovada esperanza en el futuro.
Restituye al ciudadano un derecho elemental: contar con una moneda que no pierde su valor.
Reafirma el deseo de seguir perteneciendo a un país y una cultura capaz de tomar decisiones exitosas.
Propicia una convivencia armónica, al contar con una sociedad progresivamente satisfecha. 

Orgullo nacional
Este beneficio no puede cuantificarse, ni medirse en gráficas, pero es, sin duda, el más importante.

Actualmente, México se siente derrotado y desmoralizado. El fracaso monetario nos ha hecho sentir ineptos, ineficientes, incapaces con respecto a otras culturas. Esta no es la actitud frente al futuro que producirá el desarrollo. La derrota moral de una nación, es el paso previo a su conquista.

La plata brindaría a la Nación Mexicana renovada motivación, orgullo y confianza en sí misma, beneficios completamente imponderables para efectos de importancia histórica. La plata es el aliciente que detonará el crecimiento y el desarrollo de México, en próximo milenio.

 

Monedas de plata para México - Onza Libertad - Onza Troy

 

Biblioteca de Joyeria