Biblioteca de Joyería / Ybarra

Libros de Joyeria / Biblioteca / Cursos / Joyería / Alquimia / Raul Ybarra / Contactanos

.

 

Fundición de joyería de oro y reparación - 1/2
... estas en: Biblioteca Índice > Fabricación

 

 

Fernando Gutierrez Tinoco - Reparacion de Joyeria

Fundición de joyería de oro y reparación de joyería

 

 

Fundición de joyería de oro y reparación de joyería

 

 

Tip enviado por: Fernando Gutiérrez Tinoco
Moroleón, Guanajuato, México

 

 

Para fundir el oro (pedacería = alimalla) con el objeto de hacer un lingote y laminar esta para convertirlo en chapa, se recomienda agregar una mezcla al 50% de Ácido Bórico y Bórax en el crisol para que el color del oro se mantenga y no palidezca. Existen artesanos que usan jabón de pan (jabón amarillo) el cual agregan al momento de la fundición del oro  para limpiar impurezas.

 

Para soldar la joyería de oro en reparación, se recomienda cubrir toda la pieza con una mezcla de ac. bórico y alcohol para que el acabado de la joya no se vea afectada.

 

Para soldar la joyería de oro (ya sea que se encuentre cubierta con ac. bórico o no) se emplea como fundente el bórax, atíncar o los fundentes comerciales como el Soldek.

 

Cuando se tiene un oro blanco y se encuentra muy duro y se desea ablandar o recocer, se puede calentar y posteriormente enfriarlo en alcohol. Se recomienda que cuando se coloque el oro en el alcohol no se encuentre muy caliente la lamina de oro.

 

El oro rojo no se debe de recocer para evitar que se agriete.

 

 

Apuntes sobre el oro:

 

- Cuando se trabaja oro muy bajo, es necesario recocerlo con frecuencia para evitar que sea demasiado agrio o quebradizo, y por tanto difícil de trabajar.

- Cuando el oro es tan quebradizo que es difícil de trabajarlo, se le funde con nitrato de potasa para hacerlo dulce nuevamente. El nitrato de potasa es excelente para purificar el oro.

 

- Tanto la plata como el cobre se ligan perfectamente con el oro, pero mientras que la plata hace bajar el punto de fusión de la aleación, el cobre lo aumenta.

- El zinc no se incorpora directamente al oro, sino que lo hace como componente del latón, y tiene la propiedad de bajar gradualmente el punto de fusión, lo que se aprovecha para la preparación de soldaduras, y disminuye también la ductibilidad.

 

- Para soldar aleaciones de metales preciosos es de gran importancia aplicar 
correctamente la llama del soplete, pues de lo contrario se corre el peligro 
de oxidar los metales bajos, y al aumentar la ley la soldadura no corre y la unión de las piezas es deficiente.


- Antes de colar una aleación es siempre necesario agitar el crisol para asegurar la perfecta mezcla de los metales.

 

- En las soldaduras de oro en cuya preparación entra zinc, es aconsejable 
añadirlo en forma de latón, para prevenir las pérdidas por oxidación y volatización. Pero como es muy difícil encontrar en el mercado latón que no 
contenga vestigios de plomo, estaño, antimonio y otros metales nocivos, lo 
mejor es prepararse el latón por sí mismo, fundiendo una aleación de siete 
partes de cobre y tres de zinc químicamente puros, que podrá granularse 
colándola en un balde lleno de agua.

 

- Si al preparar una aleación hay que incluir algún metal de fácil volatización, no debe añadirse hasta que el otro o los otros estén ya en fusión y se pondrá siempre en cantidad ligeramente superior para compensar la merma producida por la volatización.

 

- Si el oro contiene él más mínimo vestigio de plomo, se vuelve agrio, 
esto es muy quebradizo y sin maleabilidad.

 

- Para conseguir que el oro sea muy dulce o maleable, cuando esta fundido se
espolvorea repetidas veces con nitro, para que arrastre todas las impurezas, y
si el oro tuviera alguna partícula de estaño o de plomo, la sal nitra se empapa en ácido clorhídrico.


- Para eliminar las partículas de estaño, plomo, zinc o antimonio que pueda 
haber en el oro, se le funde con nitrato de potasa, que forma óxidos metálicos que se disuelven en él fundente.

 

- El iridio se separa del oro aleado éste con tres partes de plata y granulado. Entonces se trata con ácido nítrico, que disuelve la plata y luego con agua regia y haciendo precipitar la solución áurea con ácido oxálico. Otro procedimiento para separar el iridio que pueda contener el oro, es el siguiente: Se añade la cantidad suficiente de plata para proceder a la encuartación, que consiste en alear el oro con la proporción de dos y media a tres veces su peso de plata, y se funde, dejando transcurrir unos instantes antes de colarlo, para que el iridio, por su mayor densidad, se deposite en el fondo, y se cuela solamente la parte superior del metal que contenga en crisol, digamos una tercera parte. A la que quedo en el crisol, se le añade más plata, se funde nuevamente y vuelve a colarse como anteriormente, dejando las dos terceras partes en el crisol, a las que se añadirá mas plata, repitiendo la operación varias veces, de manera que el iridio sea absorbido por la plata. Cuando la aleación final esté fría, se la trata con ácido sulfúrico, que disuelve la plata, mientras el oro queda flotando en pequeñas partículas, y por medio de lavado y decantación, se obtiene el iridio.

 

Fundición de joyería de oro y reparación de joyería

 

 

Siguiente >>>

IMPORTANTE: El contenido (texto y fotografías) de este artículo: "Fundición de joyería de oro y reparación de joyería" están registrados y protegidos por los derechos de autor © Raúl Ybarra, por lo que no deben ser copiados o reproducidos sin autorización escrita de Raúl Ybarra.
 

 

Biblioteca de Joyeria