Biblioteca de Joyería / Ybarra

Libros de Joyeria / Biblioteca / Cursos / Joyería / Alquimia / Raul Ybarra / Contactanos

.

 

Conceptos de diseño en orfebrería y joyería
... estas en: Biblioteca Índice > Diseño

 

 

Fernando Ibarra Rivera

Conceptos de diseño en orfebrería y joyería

 

 

Conceptos de diseño en orfebrería y joyería

 

 

Tip enviado por: Fernando Ibarra Rivera

Quito, Ecuador

 

 

Ya que la Orfebrería y Joyería son un arte, los siguientes conceptos relacionados a ellas tratan de despertar ese don que hay en cada uno de nosotros y dar el enfoque de cómo hay que enfrentarlas: con arte, conocimiento y creatividad.

Además, en todo proceso de enseñanza - aprendizaje, los conceptos de base son de suma importancia para fundamentarlo sólidamente.

 

 

Conceptos de diseño en orfebreria y joyeria  

La figura anterior resume los elementos necesarios

para crear una verdadera joya. 

 

 

 

La Orfebrería

Orfebrería procede del latín auri (oro) y faler (fabricador), que significa metalúrgico de oro. Es el arte de trabajar los metales preciosos para realizar objetos bellos de variado fin.

 

En la actualidad es la conjunción de varias actividades que necesitan de la participación de varios profesionales en las áreas de la metalurgia, de las artes y comercialización.

De una actividad puramente artesanal ha pasado a ser una industrial, en la que la habilidad predominantemente manual ha dado paso a la utilización de las cada vez más sofisticadas herramientas y máquinas, que hacen más perfecta y productiva esta labor.

La orfebrería básica y tradicional demanda que el "orfebre" tenga ciertas cualidades como: el ser paciente, meticuloso, perfeccionista, de buen gusto, hábil con sus manos, perseverante, de gran creatividad e incluso tener un carácter extrovertido. Así, este arte se convierte, para la mayoría de los que emprenden en él, en una actividad de profunda satisfacción, al ver plasmado en una "joya" su yo, pero que se desvanece al querer participar en un campo económico muy competido, poco productivo y por ende poco rentable.

Para no ser presa del desánimo y posiblemente abandonar este oficio, por no tener el arte de orfebres famosos como un Alerces, un Verrocchio, un Cellini, un Jacometrezzo, un Guayasamín o un Zamora, se debe hacer lo que éste último artífice ecuatoriano enseña: "pensar en grande".

El "pensar en grande" tiene varias connotaciones, de las que se puede extractar unas pocas: No sacrificar el arte, ni disminuir la calidad de la joya terminada, por mejorar la productividad con las nuevas tecnologías. Orientarse a varios tipos de mercado: el de exportación y el nacional; el de joyas de alto precio y el de bisutería fina. Crear con ahínco una infraestructura física y humana que permita pasar las barreras para las individualidades: buscar el apoyo legal, gubernamental e institucional, nacional y extranjero; pero por sobre todo buscar al Artífice de los artífices, porque él es el que da el poder para hacer, él da el crecimiento, la edificación y fundamentación de una idea para convertirla en una gran empresa que beneficie a muchos y acreciente su gloria.

 

 

El Arte

Es la expresión del alma plasmada en una realización, cuando aflora lo bello que puso en ella el Creador.

Al mirar la naturaleza, no se habla del arte que es, sino de su belleza y de cuan artista es su Creador al crearla con tanto esplendor. Cada vez que se la observa detenidamente macro o microscópicamente, se mira tal magnificencia que arranca una expresión de asombro, reconocimiento y alabanza: ¡cuánto arte hay en Ese que más que cualquier artífice o artista, artificiosa y artísticamente ha hecho tantas maravillas con su sola palabra!

Así, al hablar que algo tiene arte, se dice que es una obra de arte, o que ha sido artísticamente realizada por un artista, pero es éste el que lleva en sí el arte, su arte, su expresión... artística. 

El ser humano, al haber sido creado a semejanza del Creador, semejante es en tener intrínsicamente arte como otro de tantos dones, que vertiginosamente se presenta al poner el alma en algo bueno que hagamos y lo bueno es siempre bello.

Sin las aclaraciones anteriores, mal se interpretaría al decir únicamente que: arte es la expresión de lo bello, pero... eso es.


La Creatividad

Es el don para hacer, componer o crear algo que no existía antes. Toda persona lo tiene y está desarrollado más en una que en otra y más en un campo que en otro.

"Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza", da a todo ser humano ese mismo poder o capacidad para crear. La "semejanza" implanta la creatividad como una cualidad innata del ser creado y es parte de su esencia divina. 

Así es como también el orfebre está facultado a crear artísticamente cualquier objeto o figura que se incube en su interior. El objeto a fabricar es primeramente concebido en su alma y se plasma en lo físico poco a poco, haciendo uso de materiales y herramientas a su alcance.

El estudio de la metalurgia, el dibujo técnico, el artístico y el diseño, moldea el ímpetu arrollador de esa fuerza creadora y la cristaliza o materializa en esos objetos que los llamamos joyas.

La originalidad es uno de los resultados del acto creador y denota la potencialidad de la individualidad, que alcanza valor y prestigio. Por lo que debe ser una norma en la fabricación de piezas de joyería.


El Artista

Es la persona dotada de las disposiciones necesarias para el cultivo de una bella arte.

Estas disposiciones, aptitudes o cualidades, involucran: habilidad, sensibilidad, observación, abstracción, buen gusto, creatividad, ingenio, originalidad, trabajo, esfuerzo, estudio, práctica y amor por lo que se hace.

En general, los artistas no nacen como tales, se hacen al adquirir las cualidades que les permiten ejercitar alguna bella arte.

Pero también está el artista, que tiene el don, por el cual tiene el llamado y ha sido llenado en sabiduría, en inteligencia y en todo arte, para proyectar diseños, para trabajar en oro, en plata, en la talla de piedras de engaste y en toda labor ingeniosa y de invención.

Mientras no se emprenda el camino, ese don nunca aparecerá, ni se desarrollarán las cualidades que podemos llegar a tener con la instrucción, que recibamos de alguien que ya ha caminado por los senderos del arte y pueda moldearnos hasta convertirnos en verdaderos... artistas.


El Artífice

En la orfebrería o joyería, es el artista que ejerce con habilidad esas bellas artes. 

Para crear una obra de arte, en el artífice se conjugan: la habilidad de sus manos con sus sentimientos más bellos y nobles, su trabajo con su mayor esfuerzo y su ocupación con el pasar de su vida, 


El Orfebre

Es el artífice que transforma los metales nobles (oro, plata, bronce, etc.) en elementos integrantes de objetos decorativos personales o de interiores, incluyendo los objetos escultóricos.

No siempre utiliza los metales nobles en la elaboración de objetos que van desde una aguja o anzuelo hasta una soberbia escultura como la de Perseo de Cellini, y es cuando él les da valor en su creación.

El orfebre que pretenda alcanzar prestigio, fama, trascendencia, desarrollar una carrera o hasta generar una escuela, debe planificar su trayectoria y constituirse en un centro de acopio de un basto conocimiento del área de desempeño, conjugar las diversas culturas con la suya propia y ser un elemento de continua renovación.

La orfebrería es una actividad extrovertida en la que el orfebre no puede retraerse, sus obras y su trabajo deben ser mostrados al público; él mismo debe: adquirir una personalidad radiante, despierta, alegre, dinámica, amena, osada y feliz; manejar eficazmente las estrategias del comercio y desbordar en sabiduría en el trato a su clientela.


La Joyería

Es el arte relacionado con la fabricación de las joyas. Es una acepción más particular, que la orfebrería, para referirse a las alhajas o joyas como objetos preciosos de gran valor, que involucran al oro, a la plata, al platino y a la pedrería fina.

Los metales, en sí preciosos, se adornan con incrustaciones de materiales vítreos, maderas, marfil, perlas, esmaltes, piedras preciosas y semipreciosas, semillas, caparazones, crines, etc.

Las alhajas de ornamento personal son: anillos, aros, botones, brazaletes, cadenas, cinturones, condecoraciones, collares, coronas, diademas, dijes, escarapelas, figurillas, filigranas, guirnaldas, hebillas, insignias, mancuernas, medallones, pectorales, pendientes, peinetas, prendedores, pulseras, tobilleras, etc.


La Joya

Llamada también alhaja, es un objeto de mucho valor y de excelentes cualidades, de metal precioso, guarnecido con perlas, piedras finas y otros añadidos, que sirve principalmente de adorno.

Entre las cualidades consideradas excelentes o de alto nivel, destacan: su gran belleza, la maestría en sus detalles y la originalidad del artífice. De aquí, los elementos necesarios que debe desarrollar la persona que quiera hacer joyas: arte, conocimientos y creatividad.

El deseo, la paciencia y el esfuerzo, son las acciones a seguir para crear una joya, en conjunto con las cualidades y los elementos anteriores; por eso, ella, más que un artículo de adorno, es un compartir; más que un articulo de lujo, es una aspiración; más que un artículo de gran precio, es grande apreciación; más que un artículo de ostentación, es estimación; más que un articulo en sí, es la vida misma de un artífice.

 

Conceptos de diseño en orfebrería y joyería

 

Biblioteca de Joyeria