Biblioteca de Joyería / Ybarra

Libros de Joyeria / Biblioteca / Cursos / Joyería / Alquimia / Raul Ybarra / Contactanos

.

 

El pulido en lapidaria - Gemas
... estas en: Biblioteca Índice > Gemas

 

 

El pulido en lapidaria - Gemas

El pulido en lapidaria - Gemas


El pulido en lapidaria - Gemas

 

Tip enviado por: Ernesto González

DF, México

 


El pulido en lapidaria - Gemas


1) Corte con Sierras

En el mercado se encuentran una amplia variedad de estas máquinas, teniendo todas un mismo fin: el corte de las rocas en las diferentes formas y tamaños que se usan en los trabajos del lapidario.

Las máquinas modernas y más comunes que se ocupan en talleres, escuelas y por aficionados, se fabrican en diferentes materiales, como son el plástico, acrílico, fibra de vidrio y metal. sus principales partes constan de: depósito donde se almacena el lubricante o agua que enfriará el disco, así como el "jal" o el desperdicio de la piedra.

Mesa superior nivelada y ajustada al depósito donde se coloca el material a cortar, con perforaciones a fin de recircular el lubricante. motor y chumacera con flecha donde se fija el disco. guardas para retener las salpicaduras del líquido.

Las hojas de diamante son discos delgados de metal, con partículas de diamante aglutinadas en las orillas para formar un borde de corte continuo; los dos tipos más usados son las hojas de orilla dentada (con muescas) en las que los granos de diamante se encuentran sellados en hendiduras espaciadas a todo el rededor del disco y el tipo de orilla continua que tiene una superficie ligada de diamante y metal en polvo.

Estos discos deben usarse con un enfriador y lubricante adecuado para conservar al máximo la vida y la eficiencia de la hoja.

Los líquidos enfriadores para cortar piedras duras deben de ser aceites delgados de baja viscosidad, o una mezcla uniforme proporcional de aceite mineral delgado y petróleo, queroseno o diesel.

Al cortar materiales suaves o porosos se usa solamente agua, pues los aceites pueden ser absorbidos y afectar la calidad del pulido en las piedras terminadas, puede también ocasionar oscurecimiento o decoloración, por lo que se recomienda colocarlas en una caja de ránulos desengrasantes inmediatamente después del corte y lavar las piedras con detergentes y bastante agua.

En las sierras verticales de diamante se recomienda dejar que la sierra recorte suavemente al comienzo antes de aplicar presión; esta presión debe ser lo más normal posible pues de otro modo el diamante de la hoja se desgasta más rápido; se debe de tener presente que la parte superior del disco debe permanecer libre y no totalmente tapado por la roca pues esto produce una tensión indebida en la orilla del diamante y puede originar que la hoja se distorsione o deteriore.

Para asegurar el máximo de rigidez y control de la roca durante el corte, ésta se debe colocar en una abrazadera o prensa de tornillo. normalmente se adapta en una guía de metálica o de madera que dirija hacia delante la roca bien apretada. cuando se trate de cortes pequeños no necesariamente se debe usar la prensa.

Cuando se usan discos delgados de cuatro a diez pulgadas y de .006 a .012 de grosor, se doblan fácilmente cuando no se les da el uso correcto, por lo que debe tenerse siempre presente que los cortes del disco son rectos y no debe intentarse cortar una laja en curva, de un solo corte.

Los discos deben siempre correr igual al giro de los relojes, estar siempre bien apretados en la flecha y con sus platos apropiados; las marcas que se forman en la piedra debido a un corte con una sierra desajustada son difíciles de eliminar.



2) Piedras de Desbaste

Preparación de las piedras para el desbaste, lijado y pulido cuando ya se tenga limpia la laja seleccionada, se pasa a la siguiente etapa que es la de marcar la forma o figura deseada, para esto se utilizan las plantillas que pueden ser de aluminio, plástico, cartón, etc. procurando siempre encontrar el espacio más sano, completo y estético de la laja, se procede a marcar con lápiz de aluminio, cobre o latón, con el objeto de que no se borre al cortarla con el agua o aceite de la cortadora, lija de esmeriles o lijas según sea el caso. cuando ya se tenga la figura deseada se procede a sujetar la piedra (dopping) a un palillo de madera, aluminio, latón, etc., para lo cual se usa tradicionalmente el lacre fundido para fijarla. primero funda el lacre dentro de una lata pequeña en una hornilla calentada a fuego lento, sumerja la punta de madera volteándola para formar un recubrimiento uniforme; coloque la piedra en la hornilla y deje que se caliente un poco (tener cuidado de no sobrecalentar). tome el palillo con el cono de lacre endurecido y caliéntelo hasta que empiece a ser maleable, presione la punta del lacre contra la piedra caliente, que enseguida deberá pegarse; sostenga el palillo hacia arriba y centre la piedra lo más perfecto posible. 

Para separar la piedra del anillo, lo más recomendable es introducirlo en un vaso con agua y con hielos y dejarlo unos minutos; el lacre por la acción del frió se hace quebradizo y frágil; en estas condiciones una mínima presión con los dedos hará que la piedra se bote inmediatamente.

También se puede colocar el palillo y la piedra dentro del congelador, al cabo de unos minutos se tendrá el mismo efecto. si la piedra es un ópalo debe cuidarse de no dejarlo demasiado tiempo en el frió por razón de que el agua que contiene el ópalo se puede congelar y fracturar la gema.

Algunos lapidarios prefieren separar la piedra calentando el palillo (cuando es metálico) a una distancia razonable en una lámpara de alcohol, cuando al calor llega al lacre este se hace maleable y fácilmente se desprende. se debe tener cuidado de no aplicar directamente la flama en la piedra porque se tiene el riesgo de fracturarla. cuando la piedra está desprendida y quedan algunos residuos de lacre, se pueden quitar con una navaja fina y limpiar perfectamente con un poco de alcohol.

En el mercado actualmente existen otros pegamentos sintéticos que se aplican en frió y que se logra el mismo fin, pero aquí debe de considerarse el tener a la mano el agente apropiado para desprender la piedra sin que se moleste. (thinner, aguarrás, acetona, removedor, etc.)



3) Esmeriles

La siguiente etapa es la de esmerilar la piedra para lo cual hablaremos de los diferentes tipos que hay en el mercado de estas ruedas abrasivas. en general se emplean ruedas de carburo de silicio que viene con símbolos impresos en la etiqueta engomada a un costado de la rueda y que varía según el fabricante. El abrasivo de carburo de silicio se marca con la letra "c" seguida de un numero que indica el tamaño del grano; cuando es mas puro el carburo de silicio en color verde se identifica con letras "gc". La dureza se indica con letras y se rige por la proporción del aglutinante y los números bajos indican una estructura de extrema densidad, el aglutinado y la estructura de las ruedas son muy importantes se tiene por experiencia que las piedras duras se cortan mas fácilmente con aglutinantes duros y estructura cerrada. Las estructuras de granos abiertos permiten que el agua que se utiliza durante el esmerilado penetre profundamente en las superficies de corte para enfriar las partículas arenosas, esto es importante para contrarrestar los efectos del calor por fricción que se genera por la abrasión. actualmente se encuentran en el mercado ruedas metálicas que tienen borde periférico planchado o aglutinado con partículas de diamante; estas ruedas combinan durabilidad, cortes mas rápidos y un mínimo de sobrecalentamiento, aunque son costosos en su fabricación. todos ellos vienen con indicaciones especificas en cuanto a los tamaños del grano ( se indican con colores) velocidad de giro y enfriadores apropiados, aunque generalmente se pueden trabajar con agua corriente, aceite delgado y un poco de detergente. Para esmerilar el domo de un cabuchón, se empezara por rodear la piedra, oprimiendo en la orilla delantera del esmeril en un ángulo de 45°, girando el palillo con lentitud y moviendo ligeramente hacia arriba y de forma transversal. Aumentando el ángulo en cada etapa, se llegará al centro superior de la piedra. téngase presente que en este modelo de cabuchón no debe trabajarse de la parte superior hacia la base ya que producirán cabuchones bajos o de costados rectos. enjuague la piedra varias veces y verifique el progreso logrado mediante su lupa y buena luz; continué el proceso hasta que el domo este perfectamente liso para lo cual se recomienda ocupar el esmeril fino de 220. En cuanto a la velocidad del giro de los esmeriles téngase presente que si se apega a las indicaciones que por experiencia se tiene, logrará trabajos más rápidos y limpios: aplique estas velocidades: 

esmeril de 4 pulgadas 4300 rpm
esmeril de 6 pulgadas 3600 rpm
esmeril de 8 pulgadas 2300 rpm 
esmeril de 10 pulgadas 1800 rpm 


Esmerilar la piedra no es difícil; con algo de paciencia y práctica cualquiera puede darle la forma y pre-forma a la piedra; no olvide que no debe presionar la piedra contra el esmeril sobre todo cuando esté trabajando en piedra dura, pues lo que provocará es desbastar el esmeril y no la piedra que pretende darle forma. Cuando se desbasta una piedra pequeña directamente en el esmeril se lleva el riesgo de maltratarse las uñas y dedos. Protéjase con un poco de tela adhesiva. Las piedras más pequeñas como ópalos deberán pegarse a un palillo con lacre y deberá empezarse por redondear la base para luego seguir con el domo del cabuchón, siguiendo en la misma forma con las etapas sucesivas de lijado y pulido.


4 ) Lijas

El termino "lijado" es la etapa intermedia entre el esmerilado y del pulido, aunque no hay división clara entre ambas. pueden emplearse dos métodos: el uso de tela o papel recubierto de abrasivo, o la aplicación de granos sueltos en discos horizontales de cuero, madera o metal. Cuando se usan tambores, estos deben de estar acojinados con hule o fieltro. las lijas de papel o tela deben de quedar firmemente unidas al hule, teniendo cuidado de fijarlos con la medida y el número apropiados al tambor y que siempre viene marcado en el interior de la lija-banda. las lijas-banda son máquinas que operan con lijas de banda continua y que, como con las del tambor, debe tenerse cuidado de colocarlas en la medida exacta. Actualmente en el mercado se encuentran también las lijas impregnadas de diamante en diferentes granos y medidas que aunque resultan mas costosas, en producción grande resultan económicas por el tiempo que se ahorra en el lijado de las piedras. El lijado se opera poniendo los pliegos de lija cortados en ruedas colocadas en la flecha del motor o en el mandril (doble) con una base de madera, lámina, cartón, etc. se empieza con una lija gruesa y se va disminuyendo el grano a semi, mediano, fino y súper fino (lija muerta) hasta lograr un terminado listo para el pulimento. En esta etapa de lijado debe de manipularse la piedra (pegada al palillo) con ambas manos, con movimientos oscilatorios contra la superficie de la lija para evitar que se formen facetas, teniendo cuidado de abastecer con agua limpia y en proporción normal con las válvulas de control que tienen las máquinas en la parte superior. Lijando con granos sueltos: se usa un disco giratorio horizontal al que se le aplica una mezcla de granos de carburo de silicio y agua ya sea con un cepillo o con una botella de plástico. la velocidad deberá reducirse a fin de que los granos no se disparen fuera del disco; la manipulación de la piedra debe ser igual como se describió en el método anterior. se logran resultados óptimos cuando se usan tres grados de granos 230, 320, y 500 progresivamente. Es recomendable un disco diferente para cada grano y evitar se mezclen las partículas de los granos. téngase presente que con piedra dura (cuarzo 7d) se aplica velocidad alta, mientras que en piedra blanda (ópalo 4d), velocidad baja. Hemos constatado que la mayoría de los aficionados cuando están en esta etapa de "lijado" después de usar el tambor o lija-banda le dan una repasada a la piedra con lija del # 600 (muerta) y a mano sobre un cuadro de hule que sirve de amortiguador enseguida se lava la piedra con agua y jabón y se inspecciona con lupa; cuando se vea que ya no tiene ninguna marca se pasa a la siguiente etapa. el lijado es pues, la etapa más importante para lograr un terminado perfecto en las piezas que se trabajan; es además, sin duda, la etapa que se lleva mas tiempo, pero queda recompensado con la belleza que la piedra toma en la etapa siguiente que es la del pulido o abrillantado.



5) Pulimentos

El pulimento es la etapa final de la serie de procesos que se describieron arriba y que llevará a presentar la piedra con una superficie limpia, con un mínimo de excoriaciones y con un terminado reflejante. Los agentes que se usan para este propósito son generalmente óxidos minerales, tales como él oxido de estaño, aluminio, cerio, zirconio, linde, cromo, etc. el estaño y el cerio son los mas populares que se adaptan a una gran variedad de rocas-gemas de México. Estos óxidos se presentan en el mercado en polvos y pastas, algunas veces combinados con ceras, alúmina, sílice en granos-micrones; la acción abrasiva entre estos óxidos, utilizados como lechadas a base de agua, y la resistente superficie de la piedra, pueden crear calor suficiente para producir en muchas ocasiones el vidriado de la superficie de la piedra. Estos se conoce como capa "bielby" y se debe parcialmente a la fundición y eliminación de las moléculas superficiales en la estructura de la gema, seguida por una recristalización al momento de enfriarse. Durante el pulido, el calor friccional excesivo a veces puede resultar perjudicial para la piedra, debe tenerse cuidado en manejar la piedra con la presión, el pulimento, el agua y la velocidad apropiadas. en las piedras traslucidas o transparentes una quemadura por fricción produce "opacidad" permanente o nublado interno. Las piedras sensibles al calor como el ópalo, turquesa, etc. responden mejor al pulido en disco de cuero. Se pueden usar también los discos de fieltro en grados duro, mediano y suave, pero los principiantes deben estar preparados para probar con diversas bases de pulimentación y descubrir cuáles son los que más se adaptan a determinadas piedras. en la actualidad el pulido con partículas de diamante en mallas finas son los que dan mayor rendimiento. 

 

El pulido en lapidaria - Gemas

 

IMPORTANTE: El contenido (texto y fotografías) de este artículo: "El pulido en lapidaria - Gemas" están registrados y protegidos por los derechos de autor © Raúl Ybarra, por lo que no deben ser copiados o reproducidos sin autorización escrita de Raúl Ybarra.

Biblioteca de Joyeria