Biblioteca de Joyería / Ybarra

Libros de Joyeria / Biblioteca / Cursos / Joyería / Alquimia / Raul Ybarra / Contactanos

.

 

Tratamientos para huesos
... estas en: Biblioteca Índice > Gemas

 

 

Tratamientos para huesos

Tratamientos para huesos

 

 

Tratamientos para huesos

 

 

Tip enviado por: Mario Gandara
Barcelona, España

 

 

Blanqueo de los huesos. 

a) Basta hervirlos en agua que contenga cal viva, removiéndolos bien en la vasija sin sacarlos de ella hasta que se vean bien blancos. 

b) se agita 1 Kg de aceite de trementina con 20 litros de agua, se colocan los huesos durante ocho días en esta emulsión y luego se rocían diariamente con ellas sobre redes tendidas en unos marcos. El blanqueo se realiza bajo la acción de la luz y del aire. Según otro procedimiento, los huesos bien hervidos se bañan con aceite de trementina y se dejan reposar durante 10 horas después se sacan, se hierven con solución de jabón verde de engrase, se lavan y se dejan secar al aire sobre unas tablas.

c) El blanqueo con agua oxigenada es el mismo que el recomendado para el marfil. únicamente los huesos deben ser antes privados de la grasa y trozos de carne adheridos, valiéndose de agua de sosa o de bencina. En general todos los métodos de blanqueo indicados para el marfil son aplicables al hueso.

d) Se tienen durante unos minutos en una solución hirviente de 1 Kg de sosa cáustica en 8 litros de agua; después se lavan bien con agua, se frotan con piedra pómez fina, se exponen, hasta que queden blancos, al humo de azufre ardiendo, muy diluido con aire, y por ultimo se vuelven a lavar con agua.

también pueden blanquearse los huesos en una solución diluida de agua de Javel.

e) El hueso presenta una gran tendencia a ponerse amarillo, tanto por el uso como por la acción de los agentes atmosféricos. Para usos comerciales y artísticos se pasan los huesos por vapor a muy alta temperatura, con lo cual se extrae toda la materia grasa contenida en ellos. después de trabajado el hueso con la lima y el rascador, se pulimenta con un cepillo giratorio, tiza y agua, y finalmente con tiza seca.

f) Antes de proceder al blanqueo propiamente dicho se hierven los huesos en una solución de sosa para quitarles la grasa, después de lo cual se echan en una vasija de barro, donde cubren con una mezcla de partes iguales de agua oxigenada y amoniaco diluido. Si la vasija se coloca entonces en un sitio caliente, el blanqueo se verifica mucho mas pronto, no siendo necesario después mas que un lavado con agua.


Teñido de los huesos. 

En negro. Se hierven en agua común con 200 gr de litargirio y 200gr de cal viva, removiéndolos constantemente hasta que empiece a hervir el agua; se aparta del fuego la vasija y se sigue la remoción hasta que este todo frió.

En rojo. Se tienen previamente los huesos durante veinticuatro horas en vinagre fuerte; se añade suficiente cantidad de alumbre y de palo del Brasil en polvo y se hierve todo hasta que los huesos hayan tomado un hermoso color rojo.


Curvado de los huesos. 

Si el hueso es fino, se prepara una solución de sosa cáustica corriente en agua y se calienta hasta ebullición. Se hierve el hueso en esta solución durante media hora, e introduciendo por su interior un alambre de acero, se dobla en la forma deseada, después de lo cual se saca el alambre y se deja enfriar el hueso. Si este presenta tendencia a volver a su forma primitiva, se ata un alambre doble a sus extremos y se introduce entre los dos ramales un trocito de madera o metal con el que se da garrote, como se hace para atirantar la hoja de la sierra de carpintero. Los huesos mayores deben introducirse en ácido fosfórico, que puede diluirse si es preciso.


Endurecimiento de los huesos. 

Pueden endurecerse los huesos teniéndolos una o dos semanas en una solución de silicato sodico en agua al 25 por 100 y después un tiempo igual en otra solución de cloruro de calcio de la misma concentración. Mejor resultado Se obtiene hirviendo los huesos. Alternativamente en estas dos soluciones; pero conviene lavarlos bien con agua entre cada dos baños, para que no tomen un aspecto desagradable. 


Limpieza de los huesos. 

a) Las manchas debidas a la grasa pueden quitarse teniendo el objeto de hueso veinticuatro horas en bencina, y dejándolo secar después lentamente. Otras manchas se pueden hacer desaparecer echando los huesos en una solución de agua oxigenada con un poco de amoniaco para que resulte alcalina.

b) La esencia de trementina es muy eficaz para quitar a los huesos y al marfil el mal olor y las manchas grasas, al mismo tiempo que los deja limpios y blancos. Los objetos deben tenerse en el liquido, al sol, durante tres o cuatro días, o un poco mas si se tienen a la sombra, y han de ponerse de modo que descansen sobre tiras de zinc colocadas en el fondo del recipiente, para que no toquen en el mismo. La esencia de trementina obra como agente oxidante y el producto de la combinación es un ácido que va al fondo y que ataca enérgicamente al marfil si se pone en su contacto.

c) Con un cepillo de dientes y una pasta de tiza se friega bien el objeto a continuación se lava con mucha agua, empleando también un cepillo. Se seca con cuidado cerca del fuego, y por ultimo se limpia con un cepillo duro, seco y limpio, y una o dos gotas de alcohol.

d) Se mezcla 1 cucharada de ácido oxálico con 1/4 de litro de agua hirviendo. Se humedece primero el marfil o hueso con agua, y después con un cepillo de dientes se aplica el ácido, se lava bien con agua y por ultimo se seca en un paño junto al fuego, pero no muy cerca.


Pulimento de los huesos. 

a) después de torneado, recortado o tallado, se pulimenta el hueso del modo siguiente: primero, con papel de esmeril fino; segundo, con una franela y Trípoli fino con agua; tercero, con tiza y agua, aplicadas con un trapo de lana; y cuarto, se frota con gran rapidez el hueso con un poco de cera; la Cera llena los poros mas pequeños. Los objetos ordinarios de hueso, como cepillos de dientes, etcétera, se pulen solo con cal apagada húmeda, empleando para ello una franela o trapo de lana.

b) Se frota primero el objeto de hueso o de marfil con un paño de hilo empapado en una pasta hecha de armónico y ácido oleico. Se lava con jabón de Marsella, se seca, se frota con un trozo de piel de gamuza, y por ultimo Se abrillanta con un trapo de seda. Si el hueso o el marfil esta arañado, se iguala con colcotar aplicado con un paño, o con un pedazo de cristal si las rayas son profundas. En las partes entrantes del objeto se aplica la pasta con un cepillo viejo de dientes.

c) Con una muela de fieltro y piedra pómez en polvo fino y agua se da el primer pulimento, que se termina con Trípoli aplicado del mismo modo.

d) Se raspa muy bien el objeto de hueso o de asta, se frota con papel de esmeril fino, después con un trozo de fieltro lleno de polvos de carbón con agua, y por ultimo con Trípoli o cenizas de estaño; se termina con un trozo de gamuza ligeramente humedecido con aceite de olivas, y aun mejor con subnitrato de bismuto aplicado con la palma de la mano.

 

Tratamientos para huesos

 

Biblioteca de Joyeria