Biblioteca de Joyería / Ybarra

Libros de Joyeria / Biblioteca / Cursos / Joyería / Alquimia / Raul Ybarra / Contactanos

.

 

Los riesgos de las perforaciones
... estas en: Biblioteca Índice > Seguridad

 

 

 

Los riesgos de las perforaciones

 

 

Fuente: www.youngwomenshealth.org/spbodypiercing.html

Llevar un pendiente en la lengua o en los genitales es una practica tan de moda que parece increíble que ya se utilizara entre la población maya en Centroamérica durante las ceremonias religiosas.

 

Los piercing también eran habituales en muchas tribus, que siguen perforando sus cuerpos en los ritos de iniciación en la edad adulta. Pero esta practica conlleva una serie de riesgos que debes de conocer.

El Ministerio de Sanidad estableció unas directrices básicas que marcan los pasos básicos a seguir por parte de las personas que realizan los piercings. Si estas animado a hacerte una perforación en alguna parte de cuerpo exige que el local donde vayas a acudir cumpla estos requisitos:

Las joyas solo podrán ser de oro de 14-16 quilates, titanio o acero. 
Los utensilios y materiales deben estar esterilizados y ser desechables. 


Los operarios deben llevar ropa especifica, utilizar guantes quirúrgicos, estar vacunados contra la hepatitis B y el tétanos y abstenerse de realizar cualquier intervención si están enfermos. 

 

Los locales también deben contar con la licencia oportuna y aceptar inspecciones regulares. 


También se obliga a que los menores de 16 años vayan acompañados por un adulto y cuenten con autorización paterna. 

Aunque se cumplan todos estos puntos, algunas personas pueden presentar reacciones ante ese nuevo elemento. Los médicos explican:

Las reacciones inflamatorias locales son normales tras la intervención, siempre que no excedan de los 15 días. 

Las irritaciones cutáneas persistentes, asociadas a pruritos o eccemas, denotan un problema alérgico, generalmente provocado por los productos o instrumentos metálicos utilizados. 


También pueden aparecer inflamaciones infecciosas en la zona tratada a causa de la falta de asepsia, así como cicatrices hipertróficas muy antiestéticas y que a veces requieren intervención quirúrgica. 

En personas nacidas con defectos de las válvulas cardiacas, puede generarse una infección potencialmente fatal, denominada endocarditis bacterial. 

Las partes del cuerpo 'sufren' de distinta manera la aparición de estos elementos extraños: 


Parte superior de la oreja y nariz
Ambas zonas están compuestas por cartílago, así que la cicatrización es lenta y pueden formarse granulosas (lesiones abultadas). La nariz es muy susceptible de infecciones, pues pueden colonizarla estafilococos. 

En el pabellón auricular, la proximidad del pelo y la presión al dormir dificultan la curación y, además, las infecciones son difíciles de tratar porque la zona no tiene suficiente flujo sanguíneo para que llegue un antibiótico. 


Ceja
Se recomienda solo el piercing lateral: el medio esta cerca de nervios y de la arteria supraorbital. también hay riesgo de dañar el conducto lacrimal. 


Ombligo
Es la zona mas propensa a las infecciones, por los pliegues que presenta, por lo que este anillamiento exige unos cuidados higiénicos muy estrictos. La ropa apretada puede dificultar la cicatrización y facilitar los procesos bacterianos. No es posible practicarla en ombligos prominentes o en adolescentes que aun no se hayan desarrollado. 


Pezón
Infección. Debería evitarse durante el embarazo. 


Orales
Tampoco todo el mundo puede hacerse un piercing en la lengua o el labio. Ambos ocasionan problemas gingivales y dentales, de modo que no resultan recomendables en personas con un esmalte débil, con implantes dentales, etcétera. Asociaciones odontologicas de todo el mundo, la española incluida, se han mostrado en contra de estas perforaciones. Exigen además cuidados posteriores rigurosos, como el empleo de un enjuague bucal y no tomar alcohol. 


Pene y clítoris 
El piercing que atraviesa la punta del pene puede causar infección y hemorragia y el realizaod en el clítoris puede provocar infección, rechazo secundario al roce y disminución de la sensibilidad. 

Después de la perforación también hay que seguir unos cuidados para asegurar la perfecta cicatrización, que estará en unas ocho semanas:

Los piercings faciales (orejas, nariz, cejas) y corporales (ombligo)
Deben lavarse varias veces al día, durante mes y medio, con una jabón neutro antibacteriano o agua con sal. Hay que evitar maquillajes, cremas y exposiciones al sol. 

Los piercings orales (lengua, labios) - Conviene suprimir el alcohol, el tabaco, los picantes y los chicles. Lavarlos haciendo gárgaras con un enjuague bucal antibacteriano sin alcohol, agua hervida con sal o suero fisiológico. Cepillarse mejor y mas a menudo los dientes. 

Las complicaciones mas graves de los piercings son poco frecuentes, ya que suceden en el 5% de los anillados, aunque problemas como infecciones e inflamación afectan a cerca del 70% de los que se anillan. 

No olvides los pilares básicos que debes de tener presente si decides realizarte una perforación: valorar los riesgos mencionados y haber escogido un taller que cumpla con la norma no es suficiente. «Hay que estar mentalizado de que los anillados necesitan un cuidado higiénico constante», advierte Naharro, que se lamenta.

 

Los riesgos de las perforaciones


 

 

 

Los riesgos de las perforaciones

 

 

Fuente: www.salud.gob.mx

 

 

Los piercing pueden causar afecciones a la salud. Infecciones persistentes por su uso en pezón, ombligo y clítoris, además del riesgo de desgarre. 


El contagio de hepatitis del tipo c, riesgo al que se exponen los que gustan de los piercing. 


Durante los últimos años, el arte corporal se volvió popular y los piercing forman parte de esa moda, se colocan en las orejas, labios, fosas nasales, ombligo, lengua, mejillas o incluso en los genitales. Los riesgos a la salud mas comunes por la aplicación de estas perforaciones en el cuerpo son las infecciones y los desgarres

Las perforaciones mas comunes se hacen en nariz, boca y ombligo. En caso de perforación en la lengua, las fracturas dentales e infecciones son los problemas mas comunes. además el desprendimiento del arete se puede aspirar y causar asfixia, y con ello la muerte, ya que en caso de sufrir un accidente grave, el objeto puede imposibilitar una buena resucitación.

En labios, se puede ocasionar sangrado grave, ya que por ahí pasan arterias grandes y si no se realiza el procedimiento de perforación de forma adecuada puede ocasionar sangrado abundante. 

En pezón, ombligo y en clítoris, las infecciones son prolongadas y resistentes, además de provocar desgarre del clítoris y, en el caso del hombre, del meato urinario.

El contagio de hepatitis del tipo c, así como el VIH es otro de los riesgos al que se exponen los que gustan de los piercing, ya que, estos virus pueden estar alojado sin manifestarse durante algún tiempo. Esto es preocupante porque, subrayo, para esas enfermedades no hay vacuna. 

Por ello, se debe asistir a un establecimiento que cumpla con las condiciones de higiene adecuada con la reglamentación que aprobó la Cámara de Diputados para estos establecimientos y que señala que los lugares donde se realiza este procedimiento deben contar con un equipo de esterilización y mantener el instrumental en paquetes sellados. 

El lugar debe estar limpio, que la persona que realiza la perforación se lave las manos con un jabón germicida y que use guantes e instrumental esterilizados y desechables, no utilizar pistola perforadora ya que esta no se pueden esterilizar, que la aguja que utilice sea nueva y sea desechada en un recipiente especial para el manejo y desecho adecuados de desperdicios.

El procedimiento adecuado para evitar problemas en la salud es que la zona a perforar se debe limpia con jabón germicida, es decir un jabón que elimina bacterias y microorganismos que provocan enfermedades, para posteriormente colocar la alhaja, previamente esterilizada. 

Señalo que las perforaciones no se deben realizar a menores de edad y en caso de solicitarlo, se debe hacer a través de una carta de consentimiento de los padres.

La especialista recomendó no realizar estas perforaciones en caso de padecer alergias, diabetes, afecciones de la piel, enfermedad en el sistema inmunológico, o en caso de tendencia a formar queloides, es decir, crecimiento excesivo de tejido al cicatrizar. Aun en caso de no padecer estas enfermedades se debe consultar al medico antes de realizar la perforación.

Las señales de infección, explico, incluyen enrojecimiento y sensibilidad excesivos alrededor de la zona perforada; sangrado prolongado, pus o cambios en el color de la piel en la zona de la perforación.

Explico que algunos tipos de alhajas que se ofrecen en el mercado, pueden propiciar reacciones alérgicas. Por ello, solo se deben utilizar metales no tóxicos para las perforaciones del cuerpo como el acero quirúrgico, oro sólido, niobio, titanio y platino.

Después de una perforación los síntomas son pasajeros, incluyendo un poco de dolor, hinchazón en la zona perforada y en el caso de las perforaciones en la lengua, mayor cantidad de saliva. 

Los cuidados posteriores a la perforación son: mantener la zona limpia con jabón y no tocarla con las manos sucias, no apretar ni tirar de ella, seguir las indicaciones del especialista. En el caso de perforación en la boca, es necesario que los dientes y encías estén sanos antes de colocar el arete y posterior a el utilizar enjuague bucal antibacteriano después de comer.

Las personas que se realicen perforaciones o tatuajes, no podrán donar sangre, aun cuando se retire el piercing, ya que ambos procedimientos pueden ser fuente de contagio de enfermedades que se transmiten por sangre.

Finalmente, es importante señalar que si ya se tomo la decisión de colocar estos objetos en alguna zona del cuerpo, se debe acudir a un establecimiento que cumpla con las condiciones de higiene antes mencionadas y no realizarlo por si mismo. 

 

Los riesgos de las perforaciones

 

Biblioteca de Joyeria