Biblioteca de Joyería / Ybarra

Libros de Joyeria / Biblioteca / Cursos / Joyería / Alquimia / Raul Ybarra / Contactanos

.

 

Temas de Relojería
... estas en: Biblioteca Índice > Generales

 

 

Temas de Relojería

Temas de Relojería

 

 

Temas de Relojería

 

 

Tip enviado por: Mario Gandara
Barcelona, España

 

 

Limpieza de las cadenas de reloj. 

Las cadenas de reloj se limpian muy bien, sean de oro o de plata, brillantes o mate, teniéndolas unos segundos en amoniaco, lavándolas después con alcohol y secándolas con aserrín. Las cadenas chapeadas se limpian primero con bencina, después con alcohol y por ultimo se secan con aserrín. Las cadenas ordinarias se echan primero en una mezcla compuesta de 1 parte de ácido nítrico puro y dos partes de ácido sulfúrico, con un poco de sal cocina; se hierve esta mezcla con las cadenas dentro, después se lavan varias veces con agua, luego con alcohol y finalmente se secan con aserrín.

Para que suenen bien los relojes. 
Se inspecciona el mecanismo que actúa sobre el martillo, y se acerca o se separa este de la campana. Con varios intentos se consigue que el reloj suene como es debido. 


En los relojes de cuco, cuyo mecanismo, para que este suene, consiste en un fuellecito unido a dos tubos pequeños como de órgano y accionado por un alambre, hay que revisar estas distancias partes cuando se nota un sonido defectuoso.

Para enderezar dientes doblados. 
Se enderezan los dientes doblados usando el destornillador como palanca apoyada sobre los dientes adyacentes; los pivotes doblados se ponen derechos sujetándolos con los alicates y haciendo fuerza con los dedos sobre el piñón en la dirección conveniente: los alicates deben forrarse con latón para que el pivote no se estropee.

Sustitución de un diente roto. 
Se puede sustituir un diente roto abriendo un pequeño agujero en la base de este, y fijándolo en aquel un trocito de metal, al que se da la forma de los demás dientes; para asegurarlo bien se suelda y después de lima y se redondea.

Esferas.
Para pintar una esfera de reloj. No es tan difícil como parece el pintar caracteres romanos sobre la esfera de un reloj. La proporción entre las letras es la siguiente: la anchura de la I y un espacio debe ser igual a la mitad de la anchura de la X, es decir, que si la X tiene 5 mm de anchura, la I debe tener 1 mm, y el espacio entre las letras deberán tener 1.5 mm para componer así 2.5 mm, o sea, la mitad de la anchura de la X. La V debe tener la misma anchura que la X. después de dibujadas las letras con lápiz, se pasan los contornos con tiralíneas y se rellenan con un pincel fino, empleando pintura negra brillante, diluida hasta que tenga la consistencia adecuada.

Para reparar una esfera con esmalte frío.
Una mezcla de resina blanca y albayalde se derrite como la cera, y se aplica a la parte descascarillada con un cortaplumas caliente, después de calentar un poco la esfera; una vez fría la masa se iguala a la superficie, que queda muy brillante acercándola a una lamparilla de alcohol ardiendo, pero con mucho cuidado para que la pasta no se ponga amarilla.

Otro procedimiento consiste en aplicar una mezcla de albayalde y cera blanca derretida, que después se abrillanta frotándola con papel de seda.

Modo de hacer o agrandar un agujero en una esfera de reloj.
El buril o la lima que se emplea para esta operación se mojan en aguarrás.

Modo de quitar un nombre o figura de una esfera. 
Con aceite de espliego se puede borrar una cifra, nombre, figura, etc. También se emplean los polvos de esmalte formando pasta con agua, aceite o aguarrás. Los polvos empleados para pulimentar el sitio en que haya habido un nombre, figura, etc., deben ser muy finos, y aplicarse con un bruñidor de hueso. Lo mejor es emplear polvos de diamante, que se mezclan con aceite para formar una pasta, y se aplican con un bruñidor. La superficie queda así un poco mate, pero se abrillanta con los mismos polvos mezclados con mas aceite, y aplicados con un bruñidor de madera.

Manecillas. 
Pintura. Las manecillas oxidadas se pintan con un barniz de asfalto, quedando como nuevas en pocos minutos.

Mecanismo. 
Dorado de mecanismos de relojería. En esta clase de trabajo hay que proceder con gran limpieza, empezando por echar las piezas en una solución diluida de potasa cáustica y a los pocos minutos lavarlas con agua fría. Se echan después en ácido nítrico un instante e inmediatamente en agua fría; se enjuaga luego con agua caliente y se pasan al baño de dorar, donde se tienen hasta que tomen el espesor deseado, pero generalmente no se pasa de unos segundos. después de doradas las piezas se lavan con agua templada y se rascan con un cepillo fuerte; después se vuelven al baño un instante, para darle buen color; por ultimo se lavan con agua caliente y se echan en una caja con aserrín.

Actualmente se hacen todos estos dorados por galvanoplastia. El oro (o la plata, si se trata de plateados) se emplea en forma de solución de cianuro.

Limpieza de los relojes.

a) Un modo sencillísimo de limpiar un reloj de pared consiste en poner dentro del mismo, en la parte inferior de la caja, una bolsa de algodón del tamaño de un huevo, empapada en petróleo. Se cierra la puerta, y al cabo de tres o cuatro días se encuentra el reloj como nuevo, y se ve el algodón ennegrecido por el polvo absorbido.

b) Para limpiar de aceite o goma los muelles, cuerda etc., de los relojes, se echan en una solución templada de sosa cáustica y se sacan a la media hora; si todavía queda algún aceite adherido se quita con un cepillo fuerte; por ultimo se secan con un paño limpio.

c) Para limpiar los adornos de bronce de las cajas de los relojes de pares, se tienen un poco en lejía de sosa hirviendo y después se pasan a una mezcla, también caliente, de 60 partes de ácido nítrico 40 partes de ácido sulfúrico, 1 parte de sal de cocina y ½ parte de negro de humo; esta mezcla no debe emplearse hasta un día después de hecha. Luego se lavan las piezas de bronce con mucha agua y se secan sobre una plancha caliente de hierro; se barnizan con barniz de oro diluido en diez veces su volumen en alcohol, y se vuelve a poner sobre la plancha caliente, para que se sequen.

Secado de las pinzas mojadas.
Desde tiempo inmemorial emplean los relojeros aserrín para limpiar las piezas lavadas o mojadas. En mucho menos tiempo se secan esta si el aserrín se calienta de antemano.

Péndulos. 
Un péndulo de segundos, que no este compensado de temperatura, hace retrasar el reloj 1 segundo diario por cada 1ºC que aumenta la temperatura. Un reloj sin volante compensado retrasa 10.9 segundos en veinticuatro horas por cada aumento de 1ºC.

Piñones desgastados. 
Se vuelve el piñón o rueda, de modo que la parte desgastada que esta encima caiga hacia abajo del árbol o eje, y se fija en esta posición. Si el piñón queda loco, se emplea un poco de soldadura floja para arreglarlo.

Rubíes.
Para asegurar un cojinete con rubí. Mejor que echar el cojinete en goma laca, como generalmente se hace, es tenerlo unos minutos en barniz de asfalto. 

Tornillos. 
Modo de aflojar un tornillo aislado. Se echa un poco de aceite alrededor del tornillo y se calienta la cabeza de este, aplicándole durante dos o tres minutos una varilla de hierro al rojo. De esta manera se saca el tornillo con la misma facilidad que si acabara de ponerse.

 

Temas de Relojería

 

Biblioteca de Joyeria